domingo, 25 de noviembre de 2012

Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo

En aquel tiempo, dijo Pilato a Jesús:
- «¿Eres tú el rey de los judíos?»
Jesús le contestó:
- «¿Dices eso por tu cuenta o te lo han dicho otros de mí? »
Pilato replicó:
-«¿Acaso soy yo judío? Tu gente y los sumos sacerdotes te han entregado a mí; ¿qué has hecho?»
Jesús le contestó:
- «Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, mi guardia habría luchado para que no cayera en manos de los judíos. Pero mi reino no es de aquí.»
Pilato le dijo:
- «Conque, ¿tú eres rey?»
Jesús le contestó:
- «Tú lo dices: soy rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo; para ser testigo de la verdad. Todo el que es de la verdad escucha mi voz.»

sábado, 24 de noviembre de 2012

Orar con una sonrisa diaria

Una señora, de unos cuarenta y cinco años, madre de tres hijos, soñó una noche que moría y llegaba a la puerta del Cielo. Oyó que Dios le preguntaba: 

-¿Qué has hecho en la tierra?

Ella pensó en su trabajo, sus preocupaciones, sus apuros... pero no encontró nada de valor como para presentar a Dios...Solo puedo decirle:

-Señor, toda mi vida te he estado buscando.

Y Dios, sonriendo, le respondió:

-Pues ya me has encontrado. Entra.



No quisiera tener otra cosa que presentar a Dios. "¡Si pudiese decirle: Señor, toda mi vida he estado buscandote!".
¿Puedo decir hoy, sinceramente, que le estoy buscando?
Para poder decirlo al final, hay que poder decirlo cada día.
Cuando de la vida se hace una búsqueda de Dios, la muerte se convierte en la hora del encuentro.

 (Tomado del libro de Agustín Filgueiras "Orar con una sonrisa diaria" Colección HABLAR CON JESÚS)

domingo, 18 de noviembre de 2012

Carta Pastoral para el Sínodo Diocesano XIII


Queridos diocesanos:

1. Nuestra Iglesia diocesana, que peregrina en un amplio espacio de la comunidad gallega, “aparece como un pueblo reunido en virtud de la unidad del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo” (LG 4). El Espíritu Santo la constituye como cuerpo de Cristo mediante la Palabra y los sacramentos, la reúne en la diversidad de carismas y ministerios y la hace “signo de la unidad íntima con Dios y la unidad de todo el género humano” (LG 1). Esta Iglesia, enraizada en la memoria apostólica, unida a su Obispo, en comunión con la Sede de Pedro y las otras iglesias particulares, se presenta ante el mundo como testigo de Jesucristo y sacramento desalvación para todos aquellos que nos acompañan en la peregrinación de la humanidad hacia su fin último. 


(seguir leyendo)

Día de la Iglesia Diocesana


18 de noviembre Día de la Iglesia Diocesana


La Iglesia realiza una inmensa labor espiritual y social en beneficio de todos. Anuncia la Palabra de Dios, ayuda a las personas que más lo necesitan. Pero todavía queda tanto por hacer... ayuda a tu parroquia, ganamos todos.

Domingo XXXIII del tiempo ordinario

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
- «En aquellos días, después de esa gran angustia, el sol se hará tinieblas, la luna no dará su resplandor, las estrellas caerán del cielo, los astros se tambalearán.
Entonces verán venir al Hijo del hombre sobre las nubes con gran poder y majestad; enviará a los ángeles para reunir a sus elegidos de los cuatro vientos, de horizonte a horizonte.
Aprended de esta parábola de la higuera: Cuando las ramas se ponen tiernas y brotan las yemas, deducís que el verano está cerca; pues cuando veáis vosotros suceder esto, sabed que él está cerca, a la puerta. Os aseguro que no pasará esta generación antes que todo se cumpla. El cielo y la tierra pasarán, mis palabras no pasarán, aunque el día y la hora nadie lo sabe, ni los ángeles del cielo ni el Hijo, sólo el Padre.»

domingo, 11 de noviembre de 2012

Orar con una sonrisa diaria

Un pequeño de  nueve años vuelve del colegio con una mala noticia: había muerto el profesor que le diera clase el curso anterior. Era un hombre muy querido de todos, de extraordinario corazón y un gran profesional.
Ante la noticia, a la madre se le escapo como un lamento quejoso:

-También Dios Nuestro Señor...Siempre se lleva a los mejores.

El niño -9 años- le respondió al momento:

-Mamá, Dios a los buenos puede llevarlos con Él cuando quiere. Con los malos espera a ver si se hacen buenos.





Aludiendo a la parábola de la cizaña en medio del trigo, decía en una ocasión un sacerdote santo, que, cuando la cizaña es el hombre, puede acabar siendo trigo. Por eso Dios espera.
¿Cuánta cizaña, para convertir en trigo hay todavía en mi vida. ¡Ojala Dios no se canse de esperar!

 (Tomado del libro de Agustín Filgueiras "Orar con una sonrisa diaria" Colección HABLAR CON JESÚS)

Domingo XXXII del tiempo ordinario


En aquel tiempo, entre lo que enseñaba jesús a la gente, dijo:
_ «¡Cuidado con los escribas! Les encanta pasearse con amplio ropaje y que les hagan reverencias en la plaza, buscan los asientos de honor en las sinagogas y los primeros puestos en los banquetes; y devoran los bienes de las viudas, con pretexto de largos rezos. Éstos recibirán una sentencia más rigurosa.»
Estando Jesús sentado enfrente del arca de las ofrendas, observaba a la gente que iba echando dinero: muchos ricos echaban en cantidad; se acercó una viuda pobre y echó dos reales. Llamando a sus discípulos, les dijo:
«Os aseguro que esa pobre viuda ha echado en el arca de las ofrendas más que nadie. Porque los demás han echado de lo que les sobra, pero ésta, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir.»

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Audiencia general del 7 de noviembre

El Año de la fe. El deseo de Dios

Queridos hermanos y hermanas:

Hemos reflexionado hoy sobre un aspecto fascinante de la experiencia humana y cristiana: el misterioso deseo de Dios que, como dice el Catecismo de la Iglesia, «está inscrito en el corazón del hombre, porque el hombre ha sido creado por Dios y para Dios». Las experiencias humanas fundamentales, como el amor y la amistad, muestran que en todo deseo humano está el eco de un deseo más grande, que nunca se satisface plenamente. Y esta dinámica del deseo testimonia que el hombre es un ser religioso. También en nuestra época, aparentemente cerrada a lo trascendente, se puede abrir un camino hacia el auténtico sentido religioso de la vida, que muestre cómo la fe no es absurda o irracional. Es necesario promover una especie de pedagogía del deseo que, enseñando el gusto por las satisfacciones más auténticas de la vida, y la búsqueda continua de los bienes más altos, vaya dirigida, no a sofocar el deseo, sino a purificarlo y liberarlo, para que pueda alcanzar su verdadera profundidad. Cuando en el deseo se abre la ventana hacia Dios, esto es ya un signo de la presencia de la fe en el alma, que es un don de Dios.


Pinchad en la imagen para acceder a todo el documento

martes, 6 de noviembre de 2012

Audiencia general del 31 de octubre


El Año de la fe. La fe de la Iglesia

Queridos hermanos y hermanas:

Continuamos con nuestro camino de meditación sobre la fe católica. La semana pasada mostré cómo la fe es un don, pues es Dios quien toma la iniciativa y nos sale al encuentro; y así la fe es una respuesta con la que nosotros le acogemos como fundamento estable de nuestra vida. Es un don que transforma la existencia porque nos hace entrar en la misma visión de Jesús, quien actúa en nosotros y nos abre al amor a Dios y a los demás.
Desearía hoy dar un paso más en nuestra reflexión, partiendo otra vez de algunos interrogantes: ¿la fe tiene un carácter sólo personal, individual? ¿Interesa sólo a mi persona? ¿Vivo mi fe solo? 

 Accede a toda la Audiencia pinchando sobre la imagen

Audiencia general del 24 de octubre



"El Año de la fe. ¿Qué es la fe?

Queridos hermanos y hermanas:

El miércoles pasado, con el inicio del Año de la fe, empecé una nueva serie de catequesis sobre la fe. Y hoy desearía reflexionar con vosotros sobre una cuestión fundamental: ¿qué es la fe? ¿Tiene aún sentido la fe en un mundo donde ciencia y técnica han abierto horizontes hasta hace poco impensables? ¿Qué significa creer hoy? De hecho en nuestro tiempo es necesaria una renovada educación en la fe, que comprenda ciertamente un conocimiento de sus verdades y de los acontecimientos de la salvación, pero que sobre todo nazca de un verdadero encuentro con Dios en Jesucristo, de amarle, de confiar en Él, de forma que toda la vida esté involucrada en ello. "

Accede a toda la Audiencia pinchando sobre la imagen

Audiencias del Papa


A partir de ahora, y cada semana, vamos a ofreceros un acceso directo a las Audiencias del Papa que tienen lugar los miércoles. El Santo Padre en su Audiencia general del pasado 17 de octubre nos decía:


"En las catequesis de este Año de la fe desearía ofrecer una ayuda para realizar este camino, para retomar y profundizar en las verdades centrales de la fe acerca de Dios, del hombre, de la Iglesia, de toda la realidad social y cósmica, meditando y reflexionando en las afirmaciones del Credo. Y desearía que quedara claro que estos contenidos o verdades de la fe (fides quae) se vinculan directamente a nuestra cotidianeidad; piden una conversión de la existencia, que da vida a un nuevo modo de creer en Dios (fides qua). Conocer a Dios, encontrarle, profundizar en los rasgos de su rostro, pone en juego nuestra vida porque Él entra en los dinamismos profundos del ser humano."

Pincha en la imagen para acceder al texto completo

domingo, 4 de noviembre de 2012

Reunión de padres


Como es habitual en nuestra parroquia, esta semana celebraremos la reunión de padres de principio de curso. Este año será en horario de catequesis, es decir, lunes 5 y martes 6 de noviembre a las 18:30 h.
Os esperamos a todos.

Domingo XXXI del tiempo ordinario


En aquel tiempo, un escriba se acercó a Jesús y le preguntó:
«¿Qué mandamiento es el primero de todos?»
Respondió Jesús:
«El primero es: "Escucha, Israel, el Señor, nuestro Dios, es el único Señor: amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser.”El segundo es éste: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo.” No hay mandamiento mayor que éstos.»
El escriba replicó:
«Muy bien, Maestro, tienes razón cuando dices que el Señor es uno solo y no hay otro fuera de él; y que amarlo con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios.»
Jesús, viendo que había respondido sensatamente, le dijo:
«No estás lejos del reino de Dios.»
Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.