domingo, 30 de septiembre de 2012

Catequesis

Os recordamos que mañana empezamos la catequesis en la parroquia con los horarios habituales.

Primera Comunión:Lunes y Martes de 18:30 a 19:30 y los Domingos después de misa de 11.
Confirmacion: Miércoles de 16:00 a 17:00 y Viernes de 18:00 a 19:00



domingo, 23 de septiembre de 2012

Compendio del Catecismo

Nº 372
¿Qué es la conciencia moral?

La conciencia moral, presente en lo íntimo de la persona, es un juicio de la razón, que en el momento oportuno, impulsa al hombre a hacer el bien y a evitar el mal. Gracias a ella, la persona humana percibe la cualidad moral de un acto a realizar o ya realizado, permitiéndole asumir la responsabilidad del mismo. Cuando escucha la conciencia moral, el hombre prudente puede sentir la voz de Dios que le habla.

Domingo XXV del tiempo ordinario



En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos se marcharon de la montaña y atravesaron Galilea; no quería que nadie se enterase, porque iba instruyendo a sus discípulos. Les decía:
- «El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres, y lo matarán; y, después de muerto, a los tres días resucitará.»
Pero no entendían aquello, y les daba miedo preguntarle.
Llegaron a Cafarnaún, y, una vez en casa, les preguntó
- «¿De qué discutíais por el camino?»
Ellos no contestaron, pues por el camino habían discutido quién era el más importante. Jesús se sentó, llamó a los Doce y les dijo:
- «Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos.»
Y, acercando a un niño, lo puso en medio de ellos, lo abrazó y les dijo:
- «El que acoge a un niño como éste en mi nombre me acoge a mí; y el que me acoge a mí no me acoge a mí, sino al que me ha enviado.»

domingo, 16 de septiembre de 2012

CATEQUESIS 2012 - 2013

 Comenzamos la catequesis en Octubre

 Inscripciones: Domingo 23 despues de misa de 11, Lunes 24 y Martes 25 de Septiembre de 18:30 a 19:30 en el Salón parroquial (al lado de la Iglesia Parroquial)

HORARIOS PRIMERA COMUNION:
 Días: Lunes, Martes (de 18:30 a 19:30) o Domingo (después de misa de 11:00)
Empezamos el lunes 1 y martes 2 de Octubre

 CONFIRMACION:
 Días: Miércoles (16:00 a 17:00) y otro día aún por concretar
 Empezamos el miércoles 3 de Octubre

Orar con una sonrisa diaria

Promesa de no fumar
Ese es el título de un interesante cuento de José María Pemán.
Julián Arrondo, funcionario de un ministerio, decide pasar una Cuaresma sin fumar. Le parece que puede ser una buena inversión para la otra vida.
Ya la noche del martes al miércoles de Ceniza se acuesta, nervioso y malhumorado, exclamando:

-Ésta noche no voy a dormir.

-No vamos a dormir -corea pacientemente su mujer.

A lo largo de la Cuaresma su genio se va agriando y aumenta su aspereza y malhumor. Y en la misma proporción, crece la paciencia y el aguante de su esposa.
Antes de llegar la siguiente Cuaresma, la tensión le juega una mala pasada: un infarto y al Cielo.
Cuando llega, San Pedro le asigna un modesto lugar junto a la puerta. Él trata de hacer valer sus méritos penitenciales durante una larga Cuaresma sin fumar.
San Pedro revisa el fichero:

-Arrondo. No consta. ¡Ah, sí! Aquí está. Pero mira cómo figura: Arrondo, Señora de...: "Aguantó a su marido sin fumar una Cuaresma".



Buscar mortificaciones que no mortifiquen a los demás. Debemos ayudarles a ser santos. Pero no hace falta ayudarles a ser santos mártires.

 (Tomado del libro de Agustín Filgueiras "Orar con una sonrisa diaria" Colección HABLAR CON JESÚS)

Compendio del Catecismo

Nº 371
¿Las pasiones son moralmente buenas o malas?

Las pasiones, en cuanto impulsos de la sensibilidad, no son en sí mismas ni buenas ni malas; son buenas, cuando contribuyen a una acción buena; son malas, en caso contrario. Pueden ser asumidas en las virtudes o pervertidas en los vicios.

domingo XXIV del tiempo ordinario


En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos se dirigieron a las aldeas de Cesarea de Felípe; por el camino, preguntó a sus díscípulos:
«¿Quién dice la gente que soy yo?»
Ellos le contestaron:
«Unos, Juan Bautista; otros, Elías; y otros, uno de los profetas.»
Él les preguntó:
«Y vosotros, ¿quién decís que soy?»
Pedro le contestó:
«Tú eres el Mesías.»
Él les prohibió terminantemente decirselo a nadie.
Y empezó a instruirlos:
«El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, tiene que ser condenado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar a los tres días.»
Se lo explicaba con toda claridad. Entoces Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo. Jesús se volvió y, de cara a los discípulos, increpó a Pedro:
«¡Quítate de mi vista, Satanás! ¡Tú piensas como los hombres, no como Dios!»
Después llamó a la gente y a sus discípulos, y les dijo:
«El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Mirad, el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mí y por el Evangelio la salvará.»

viernes, 14 de septiembre de 2012

Catequesis 2012-2013

Comienza un nuevo curso escolar y nuestros niños y jóvenes tienen que empezar a adaptarse a su nueva rutina. Clases, actividades extraescolares... Por este motivo la catequesis comenzará la primera semana de Octubre. A finales de septiembre serán las inscripciones en el salón parroquial. Pondremos días y horas en los próximos días.
Un saludo a tod@s. Os mantendremos informados.

domingo, 9 de septiembre de 2012

Orar con una sonrisa diaria

Refiere un viejo cuento de Jesús y San Pedro por el mundo un día de fuerte y bochornoso calor. En un momento se encuentran en el camino una vieja herradura. Jesús le dice a Pedro que la recoja. Y Pedro replica:

-Si no es más que un trozo de hierro viejo y oxidado. No vale la pena molestarse en recogerla.

Jesús no dice nada; se agacha  la coge.

Más adelante se cruzan con un chatarrero. El Señor entabla conversación con él y le vende la herradura por dos cuartos.

Llegan a un poblado y Jesús, con aquellos dos cuartos, se compra medio kilo de cerezas. Siguen caminando. El sol arrecia y con él la sed. El Señor, de vez en cuando, se lleva una cereza a la boca y, disimuladamente, deja caer otra, al suelo. Pedro, ávidamente, se agacha a recogerla, para poder refrescar su garganta.

Cuando las cerezas se acaban, Jesús dice al Apóstol:

-Ves Pedro, no has querido agacharte una vez para recoger la herradura y has tenido que agacharte más de una docena de veces, para recoger las cerezas que yo iba dejando caer. Eso te enseñará a no despreciar nada ni a nadie, por más pobre e insignificante que parezca.




No hay nada ni nadie que, a los ojos de Dios, no tenga valor. Si no valiese, sería absurdo darle la existencia o permitir que existiera.
Lo que importa es saber valorar las cosas según los planes del Señor

(Tomado del libro de Agustín Filgueiras "Orar con una sonrisa diaria" Colección HABLAR CON JESÚS)

Compendio del Catecismo

Nº 371
¿Las pasiones son moralmente buenas o malas?
Las pasiones, en cuanto impulsos de la sensibilidad, no son en sí mismas ni buenas ni malas; son buenas, cuando contribuyen a una acción buena; son malas, en caso contrario. Pueden ser asumidas en las virtudes o pervertidas en los vicios.

Domingo XXIII del tiempo ordinario


En aquel tiempo, dejó Jesús el territorio de Tiro, pasó por Sidón, camino del lago de Galilea, atravesando la Decápolis. Y le presentaron un sordo que, además, apenas podía hablar; y le piden que le imponga las manos.
Él, apartándolo de la gente a un lado, le metió los dedos en los oídos y con la saliva le tocó la lengua. Y, mirando al cielo, suspiró y le dijo:
- «Effetá», esto es: «Ábrete.»
Y al momento se le abrieron los oídos, se le soltó la traba de la lengua y hablaba sin dificultad.
Él les mandó que no lo dijeran a nadie; pero, cuanto más se lo mandaba, con más insistencia lo proclamaban ellos. Y en el colmo del asombro decían:
- «Todo lo ha hecho bien; hace oír a los sordos y hablar a los mudos.»

domingo, 2 de septiembre de 2012

Orar con una sonrisa diaria

 Dos turistas contemplaban en Roma el famoso Moisés de Miguel Ángel. Uno, impresionado, elogiaba el genio del artista. El otro, parco en elogios comentó:

-En realidad, no es para tanto. El Moisés ya estaba dentro del bloque de mármol. Lo único que hizo Miguel Ángel fue suprimir lo que sobraba.




Puede que no sea una mala manera de ver la acción del artista. Quitar justo lo que sobra y potenciar lo que falta es una auténtica obra de arte.
Dentro de cada uno de nosotros hay un gran santo. La santificación, en gran parte consiste en quitar lo que sobra. Por eso, los santos, como las esculturas, se hacen a golpes.

(Tomado del libro de Agustín Filgueiras "Orar con una sonrisa diaria" Colección HABLAR CON JESÚS)

Domingo XXII del tiempo ordinario

En aquel tiempo, se acercó a Jesús un grupo de fariseos con algunos escribas de Jerusalén, y vieron que algunos discípulos comían con manos impuras, es decir, sin lavarse las manos.
(Los fariseos, como los demás judíos, no comen sin lavarse antes las manos restregando bien, aferrándose a la tradición de sus mayores, y, al volver de la plaza, no comen sin lavarse antes, y se aferran a otras muchas tradiciones, de lavar vasos, jarras y ollas.)
Según eso, los fariseos y los escribas preguntaron a Jesús:
- «¿Por qué comen tus discípulos con manos impuras y no siguen la tradición de los mayores?»
El les contestó:
escrito:
- «Bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, como está
"Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. El culto que me dan está vacío, porque la doctrina que enseñan son preceptos humanos."
Dejáis a un lado el mandamiento de Dios para aferraros a la tradición de los hombres.»
Entonces llamó de nuevo a la gente y les dijo:
- «Escuchad y entended todos: Nada que entre de fuera puede hacer al hombre impuro; lo que sale de dentro es lo que hace impuro al hombre. Porque de dentro, del corazón del hombre, salen los malos propósitos, las fornicaciones, robos, homicidios, adulterios, codicias, injusticias, -fraudes, desenfreno, envidia, difamación, orgullo, frivolidad. Todas esas maldades salen de dentro y hacen al hombre impuro.»

Compendio del Catecismo


Nº370
¿Qué son las pasiones?

Las pasiones son los afectos, emociones o impulsos de la sensibilidad –componentes naturales de la psicología humana–, que inclinan a obrar o a no obrar, en vista de lo que se percibe como bueno o como malo. Las principales son el amor y el odio, el deseo y el temor, la alegría, la tristeza y la cólera. La pasión fundamental es el amor, provocado por el atractivo del bien. No se ama sino el bien, real o aparente.