domingo, 27 de mayo de 2012

Día previo a las Confirmaciones

El viernes 25 de mayo a las 18:00 h. se reunieron los confirmandos para recibir el Sacramento de la Penitencia y realizar un pequeño ensayo. Aquí os dejamos unas de fotos de ese día.




Orar con una sonrisa diaria


Un día, confundida entre los peregrinos, esperaba en Ars una señora vestida de riguroso luto. Estaba profundamente afligida ya que su marido, que no era religioso, se había suicidado ehcándose por un puente a un río, en el que murió ahogado.
Pasó por delante de ella el Santo Cura de Ars y, sin darle tiempo de hablar palabra, le dijo en voz baja:

-Está salvado.

La mujer se turbó

-Que está salvado, le digo.

Un gesto como de incredulidad fue la única respuesta de la buena mujer. Entonces el Santo, recalcando cada palabra, le dijo:

-Le digo que está salvado. Se halla en el purgatorio, y hay que rezar por él. Entre el puente y el agua tuvo tiempo de hacer un acto de contrición. La Santísima Virgen le alcanzó esta gracia. Recuerde el altar que usted ponía en su habitación durante el mes de María. A veces, su marido, aunque no era religioso, se unió a su oración. Esto le ha valido el arrepentimiento y el supremo perdón.




¡Qué poco y que eficaz! La Virgen María recuerda a la madre a la que su crío le regala un mal dibujo que acaba de hacer. Basta esa insignificanci para emocionarle.
María no da el ciento por uno. Da el todo por el casi nada

(Tomado del libro de Agustín Filgueiras "Orar con una sonrisa diaria" Colección HABLAR CON JESÚS)

Domingo de Pentecostes

Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo:
- «Paz a vosotros.»
Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió:
- «Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo.»
Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo:
- «Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.»

Un libro: Youcat


Además del conocido Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, que resume en preguntas y respuestas el Catecismo, existe otro catecismo de los jóvenes -Youcat- que se distribuyó en los días que el Papa estuvo en Madrid el pasado agosto.
El Catecismo Joven dela Iglesia Católica, está escrito a dos columnas, con ilustraciosnes, índices y esquemas que facilitan su lectura.
Su origen está e Austria, donde se vio la necesidad de escribirlo después de las Jornadas Mundiales de la Juventud.
El Papa nos dice: "¡Estudiad el Catecismo con pasión y constancia para estar firmes en la fe!"
Es un estupendo regalo para los jóvenes desde los quince años.



viernes, 25 de mayo de 2012

Parroquias de Galicia (Popular Tv)

Esta semana nuestra parroquia y nuestro parroco Simon David han sido los protagonistas del programa de Popular Tv "Parroquias de Galicia". Aqui os dejamos el video.



domingo, 20 de mayo de 2012

Confirmaciones 2012


Este sabado, 26 de mayo, Confirmaciones a las 12:00 h.
Os recordamos a todos los confirmandos que el viernes, 25 de mayo, a las 18:00 h. son las confesiones y el ensayo en la iglesia parroquial.

Compendio del Catecismo

«JESUCRISTO SUBIÓ A LOS CIELOS, Y ESTÁ SENTADO
A LA DERECHA DE DIOS, PADRE TODOPODEROSO»
Nº132
 ¿Qué representa la Ascensión?
Cuarenta días después de haberse mostrado a los Apóstoles bajo los rasgos de una humanidad ordinaria, que velaban su gloria de Resucitado, Cristo subió a los cielos y se sentó a la derecha del Padre. Desde entonces el Señor reina con su humanidad en la gloria eterna de Hijo de Dios, intercede incesantemente ante el Padre en favor nuestro, nos envía su Espíritu y nos da la esperanza de llegar un día junto a Él, al lugar que nos tiene preparado.
«DESDE ALLÍ HA DE VENIR A JUZGAR A VIVOS Y MUERTOS»
Nº133
¿Cómo reina ahora el Señor Jesús?
Como Señor del cosmos y de la historia, Cabeza de su Iglesia, Cristo glorificado permanece misteriosamente en la tierra, donde su Reino está ya presente, como germen y comienzo, en la Iglesia. Un día volverá en gloria, pero no sabemos el momento. Por esto, vivimos vigilantes, pidiendo: «¡Ven, Señor Jesús!» (Ap 22, 20).

Orar con una sonrisa diaria

Una madre lleva a su hijo de diez años, paralitico a Lourdes. Por el camino le repite que Jesus siempre concede lo que se le pide por medio de su Madre.
Llegan a Lourdes y asisten a la bendicion de los enfermos frente al pequeño impartiendo la bendicion, el niño dice a Jesus:

-"Si no me curas, se lo digo a tu Madre"

Estas palabras del niño conmueven al sacerdote; el cual, cuando ha terminado de dar la bendicion a los demas enfermos, vuelve a pasar por delante de el y de nuevo, le bendice con el Señor. Y otra vez el pequeño dice a Jesus en voz alta:

-"Si no me curas, se lo digo a tu Madre"

Al instante quedo curado.



"Se lo digo a tu Madre". El niño habria oido esas mismas palabras como una amenaza. Y el se las dice a Jesus con aire tambien de amenaza. Pero seguro que a Jesus le encanta oirse asi amenazado.
En realidad, si la Virgen Maria interviene, va a ser dificil que el Señor se resista: ¡buenas son las madres!

(Tomado del libro de Agustín Filgueiras "Orar con una sonrisa diaria" Colección HABLAR CON JESÚS)

Domingo VII de pascua


En aquel tiempo, se apareció Jesús a los Once y les dijo:
- «ld al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación.
El que crea y se bautice se salvará; el que se resista a creer será condenado.
A los que crean, les acompañarán estos signos: echarán demonios en m¡ nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos y, si beben un veneno mortal, no les hará daño. Impondrán las manos a los enfermos, y quedarán sanos.»
Después de hablarles, el Señor Jesús subió al cielo y se sentó a la derecha de Dios.
Ellos se fueron a pregonar el Evangelio por todas partes, y el Señor cooperaba confirmando la palabra con las señales que los acompañaban.

lunes, 14 de mayo de 2012

Compendio del Catecismo

EL SACRAMENTO DE LA UNCIÓN DE LOS ENFERMOS

Nº315
 ¿Cómo se comporta la Iglesia con los enfermos?

La Iglesia, habiendo recibido del Señor el mandato de curar a los enfermos, se empeña en el cuidado de los que sufren, acompañándolos con oraciones de intercesión. Tiene sobre todo un sacramento específico para los enfermos, instituido por Cristo mismo y atestiguado por Santiago: «¿Está enfermo alguno de vosotros? Llame a los presbíteros de la Iglesia, que oren sobre él y le unjan con óleo en el nombre del Señor» (St 5, 14-15).

Nº316
 ¿Quién puede recibir el sacramento de la Unción de los enfermos?

El sacramento de la Unción de los enfermos lo puede recibir cualquier fiel que comienza a encontrarse en peligro de muerte por enfermedad o vejez. El mismo fiel lo puede recibir también otras veces, si se produce un agravamiento de la enfermedad o bien si se presenta otra enfermedad grave. La celebración de este sacramento debe ir precedida, si es posible, de la confesión individual del enfermo.

Orar con una sonrisa diaria


La Virgen María conoce por el Arcángel San Gabriel que su pariente Isabel va a tener un hijo en su vejez. Inmediatamente se pone en camino. Cruza Palestina y va a felicitarla y ayudarla en su trabajo. Llega a su casa, le saluda, "y así que oyó Isabel el saludo de María, saltó el niño en su seno, e Isabel se llenó del Espíritu Santo, y clamó con fuerte voz:
-¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que la madre de mi Señor venga a visitarme? Porque así que sonó la voz de tu salutación en mis oídos saltó de gozo el niño en mi seno" (Lc. 1, 39-45)



El Arcángel San Gabriel comunica a María los planes de Dios. Ella pregunta, aclara, se entera... y se entrega sin reservas al querer divino. Y, en ese momento, Dios se hace hombre en sus entrañas.
Cada vez que Dios encuentra un alma humilde -"la esclava del Señor"- disponible, abierta a la acción de Dios -"hágase en mi..."- Dios viene a llenar su ser y su vida.
Y María, llena de Dios, lo va dando a su paso.
Ése es el camino cristiano: entregarse al querer del Señor, llenarnos de Él y darlo a los demás.

(Tomado del libro de Agustín Filgueiras "Orar con una sonrisa diaria" Colección HABLAR CON JESÚS)

domingo, 13 de mayo de 2012

Domingo VI de pascua


En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
- «Como el Padre me ha amado, así os he amado yo; permaneced en mi amor.
Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; lo mismo que yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor.
Os he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros, y vuestra alegría llegue a plenitud.
Éste es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado.
Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos.
Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando.
Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: a vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer.
No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os he elegido y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto dure.
De modo que lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo dé.
Esto os mando: que os améis unos a otros.»

lunes, 7 de mayo de 2012

Mes de Mayo


Dios te salve, Maria;
llena eres de gracia;
el Señor es contigo;
bendita tú eres entre todas las mujeres
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa Maria, Madre de Dios,
ruega por nosotros pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen

Orar con una sonrisa diaria


Durante el proceso de beatificación de San Francisco de Sales, llevaron a su sepulcro a un joven de Chablais, poseído por el demonio desde hacía cinco años.
A lo largo de varios días Mons. Carlos de Sales y la madre De Chagny le hicieron diversos interrogatorios.
En un momento la madre De Chagny exclamó: - ¡Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros! ¡María, Madre de Jesús, ayúdanos!
Ante estas palabras, el demonio lanzó espantosos aullidos, gritando:
-¡María! ¡María! No profieras ese nombre, me hace estremecer. Yo no tengo a María. ¡Si yo tuviera uno solo de los momentos que vosotros perdéis, un momento y a María, como vosotros la tenéis, no sería lo que soy...!


Tenemos una madre en el Cielo, al lado de Dios. Y una Madre a cuyo cariño y cuidado nos ha confiado Jesús agonizante en la cruz.
Sólo en la otra vida nos daremos cuenta clara de lo que supone tener por madre a María, la misma Madre de Dios.


(Tomado del libro de Agustín Filgueiras "Orar con una sonrisa diaria" Colección HABLAR CON JESÚS)
 

Compendio del Catecismo

EL MISTERIO PASCUAL EN LOS SACRAMENTOS DE LA IGLESIA
 
Nº224
 ¿Qué son los sacramentos y cuántos hay?
Los sacramentos son signos sensibles y eficaces de la gracia, instituidos por Cristo y confiados a la Iglesia, a través de los cuales se nos otorga la vida divina. Son siete: Bautismo, Confirmación, Eucaristía, Penitencia, Unción de los enfermos, Orden y Matrimonio. 

Nº225
 ¿Qué relación existe entre los sacramentos y Cristo?
Los misterios de la vida de Cristo constituyen el fundamento de lo que ahora, por medio de los ministros de su Iglesia, el mismo Cristo dispensa en los sacramentos.
«Lo que era visible en nuestro Salvador ha pasado a sus sacramentos»
(San León Magno).

domingo, 6 de mayo de 2012

Domingo V de Pascua

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-«Yo soy la verdadera vid, y mi Padre es el labrador.
A todo sarmiento mío que no da fruto lo arranca, y a todo el que da fruto lo poda, para que dé más fruto.
Vosotros ya estáis limpios por las palabras que os he hablado; permaneced en mí, y yo en vosotros.
Como el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí.
Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante; porque sin mí no podéis hacer nada.
Al que no permanece en mí lo tiran fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen y los echan al fuego, y arden.
Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que deseáis, y se realizará.
Con esto recibe gloria mi Padre, con que deis fruto abundante; así seréis discípulos mÍos.»

6 de Mayo