domingo, 29 de enero de 2012

Orar con una sonrisa diaria


Jan Dobraczynsky, en el delicioso libro "La sombra del Padre", narra el viaje de la Virgen y San José desde Nazaret a Belén. El camino resulta duro y agotador, sobre todo para María, próxima a dar a luz. San José está preocupado por las dificultades que van pasando y por las que teme encontrar, María le tranquiliza:

-¿Por qué te preocupas antes de tiempo? -dijo ella-. No te angusties con suposiciones. El Altísimo no dejará de velar.

Asintió con la cabeza, pero no dijo ni una plabra. Como un relámpago, pensó: ¡Él está velando, pero sin embargo no quiere ahorrarme ningún trabajo! Como si adivinara sus pensamientos, dijo ella.

-No ocurrirá nada que pueda estar en contradicción con Su voluntad. Él deja que nos afanemos para que pongamos la confianza en Él.

-Me preocupa, sin embargo -dijo él- que llegues a agotarte.

Sintió sobre su brazo la caricia de su mano.

-Él conoce también mi cansancio.

-¿Tal vez no quería que emprendiéramos este camino?

Ella sonrió.

-Los hombres no son más que hombres, pueden equivocarse. Pienso a menudo que le gusta enderezar los errores humanos.



A Dios le divierte corregir nuestros errores. Lo malo es que nosotros, muchas veces, pretendemos corregir lo que nos parecene errores suyos. Pobre negocio.
Cuando la visión o el querer de Dios y el mío no coinciden, no es Él quien se equivoca.
Esto que en teoría es fácil aceptar, en la práctica solemos olvidarlo.

(Tomado del libro de Agustín Filgueiras "Orar con una sonrisa diaria" Colección HABLAR CON JESÚS)

LA BIBLIA


La Palabra de Dios

Recientemente se ha publicado la Sagrada Biblia, versión oficial de la Conferencia Episcopal Española, para el uso en las celebraciones litúrgicas enn España. Por primera vez se ha hecho una versión oficial con el sello de la Conferencia de Obispos.
La Biblia fue el primer y más importante libro litúrgico de la Iglesia primitiva y continúa siéndolo en el presente. El propio Jesús ejerció los ministerios de lector y de homileta en la sinagoga de Nazaret, y aplicaba las Escrituras a su persona y a su obra. A los dos discípulos de Emaús les explicó las Escrituras en todo lo que se referían a Él, desde Moisés y los profetas, aclarándoles el sentido último de su contenido. Es la fracción del pan, o Eucaristía. No hay rito litúrgico que no incluye la Palabra de Dios viva y actuante

Domingo IV del tiempo ordinario


En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos entraron en Cafarnaún, y cuando el sábado siguiente fue a la sinagoga a enseñar, se quedaron asombrados de su doctrina, porque no enseñaba como los escribas, sino con autoridad.

Estaba precisamente en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu inmundo, y se puso a gritar:

«¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido a acabar con nosotros? Sé quién eres: el Santo de Dios.»

Jesús lo increpó: «Cállate y sal de él.»

El espíritu inmundo lo retorció y, dando un grito muy fuerte, salió. Todos se preguntaron estupefactos:

«¿Qué es esto? Este enseñar con autoridad es nuevo. Hasta a los espíritus inmundos les manda y le obedecen.»

Su fama se extendió en seguida por todas partes, alcanzando la comarca entera de Galilea.


domingo, 22 de enero de 2012

Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos 2012


Todos seremos transformados por la victoria
de nuestro Señor Jesucristo
(Cfr. I Co 15, 51-58)




Orar con una sonrisa diaria


En una charla de presentación para la Confirmación -con chavales de trece o catorce años- el sacerdote preguntó a uno:

-Vamos a ver, Javier, ¿por qué te ha creado Dios a ti?

Se quedó un rato pensativo y luego ,muy serio, contestó:

-Pues no lo sé. Supongo que aquel día tenía ganas de hacer una chapuza.




Pobre idea de Dios y pobre idea de sí mismo tenía el muchacho.
Saberse creado es saberse querido. No soy un fruto casual. Dios me ha creado porque me quiere: hacemos lo que queremos. Lo que no nos interesa, ni lo valoramos ni lo hacemos.
Si Dios me ha creado es porque le importo.
Saberse creado es saber que mi vida vale, tiene sentido. Una persona inteligente no hace las cosas por hacerlas: las hace por algo y para algo.
Si Dios me ha creado, mi vida, y toda vida, es útil. Dios no hace nada inútil.
Saberse creado es estimulante y grandioso.

(Tomado del libro de Agustín Filgueiras "Orar con una sonrisa diaria" Colección HABLAR CON JESÚS)

Domingo III del tiempo ordinario


Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios. Decía:

- «Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio.»

Pasando junto al lago de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que eran pescadores y estaban echando el copo en el lago.
Jesús les dijo:
- «Venid conmigo y os haré pescadores de hombres.»
Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron.

Un poco más adelante vio a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban en la barca repasando las redes.

Los llamó, dejaron a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros y se marcharon con él.


Catecismo de la Iglesia Católica


III La interpretación del depósito de la fe

El depósito de la fe confiado a la totalidad de la Iglesia

84 "El depósito sagrado" de la fe (depositum fidei), contenido en la sagrada Tradición y en la sagrada Escritura fue confiado por los Apóstoles al conjunto de la Iglesia. "Fiel a dicho depósito, todo el pueblo santo, unido a sus pastores, persevera constantemente en la doctrina de los Apóstoles y en la comunión, en la fracción del pan y en las oraciones, de modo que se cree una particular concordia entre pastores y fieles en conservar, practicar y profesar la fe recibida".

El Magisterio de la Iglesia

85 "El oficio de interpretar auténticamente la palabra de Dios, oral o escrita, ha sido encomendado sólo al Magisterio vivo de la Iglesia, el cual lo ejercita en nombre de Jesucristo", es decir, a los obispos en comunión con el sucesor de Pedro, el obispo de Roma.

domingo, 15 de enero de 2012

Día de la Infancia Misionera (22 de Enero)


Padre Dios: te doy gracias
porque has creado un mundo muy bonito.
Hoy llevo en el corazón de un modo especial
al continente americano,
tan lleno de belleza y esperanza.
Con mis amigos de América te pido
que nos enseñes a compartir
las ilusiones y los problemas,
y a estar siempre abiertos los unos a los otros,
para formar entre todos una gran familia.
Como Santa Teresita, Patrona de las Misiones,
queremos "amar a Jesús y hacerlo amar",
hablando de Él con alegría
a otros niños que no lo conocen.
Amén

22 de Enero: Jornada de Infancia Misionera


La Obra de Infancia Misionera es una institución de la Iglesia universal para promover la ayuda recíproca entre los niños del mundo. Miles de niños de los cinco continentes participan en esta Obra Pontificia, que tiene como lema "Los niños ayuda a los niños"

Este año, 2012, el lema es: "Con los niños de América hablamos de Jesús"

Con los niños de América... Es la cuarta etapa del recorrido que están haciendo los niños de Infancia Misionera por los cinco continentes. Es el turno de América. Un continente más cercano para los niños de España, por la proximidad de tantos niños americanos que, por efecto de la emigración, se encuentran en nuestro país. En estos años han vivido la triple experiencia de “buscar”, “encontrar” y “seguir” a Jesús. Ahora...

... hablamos de Jesús Quienes han tenido la gracia de encontrar y seguir a Jesús han vivido una experiencia irrepetible. Es la condición del discípulo, que, una vez ha visto al Señor, se lo dice a los demás. Comunica lo que ha visto y oído. Así lo hicieron los apóstoles, que tuvieron la dicha de convivir con Él. Es la razón por la que un misionero sale de su tierra para decir a otros lo que le ha pasado con Jesús. El niño de Infancia Misionera es “misionero” porque cuenta a otros su amistad con Jesús.

Orar con una sonrisa diaria


Un joven universitario se siente en el tren frente a un señor de edad. Éste, en un determinado momento, sacó un rosario y se puso a rezarlo devotamente.
El muchacho, con la arrogancia de los pocos años y la pedantería de la ignorancia, le dijo:

-Parece que aún cree usted en esas antiguallas...

-Yo sí. ¿Tu no?

-¿Yo? -dice el joven lanzando una carcajada- La ciencia ya ha demostrado claramente que la religión carece de toda base y fundamento.

-¿La ciencia? No lo entiendo así. ¿Tal vez podrías explicarmelo?

-Con mucho gusto -dice el joven henchido de importancia y con aire protector- Deme su dirección y le mandaré un par de libros para que se ponga al día.

El anciano saca de la cartera una tarjeta de visita y se la alarga al joven. Éste lee abochornado: "Luis Pasteur. Instituto de Investigaciones Científicas. Paris"

El petulante maestro seguramente se habrá apeado en la primera estación.





La arrogancia siempre es señal de ignorancia. El que sabe que no sabe, ya sabe mucho y puede aprender. El que cree que lo sabe todo, no sólo no sabe, sino que es incapaz de aprender.
Para conocer la verdad hace falta una buena dosis de humildad. Para ver dónde uno pisa, hay que bajar la cabeza.


(Tomado del libro de Agustín Filgueiras "Orar con una sonrisa diaria" Colección HABLAR CON JESÚS)

LITURGIA

Hemos de acostumbrarnos a respetar y guardar los momentos de silencio durante la celebración de la Santa Misa.
Los momentos de especial silencio son tres:

a)en el acto penitencial, al comienzo de la celebración.
b)después dela predicación y lectura del Evangelio, para pensar en la Palabra de Dios que hemos escuchado;
c)y en la Post-comunión, para hablar con el Señor.

También hemos de acostumbrarnos a guardar silencio en el templo siempre, es el lugar de oración; en él está el Santísimo Sacramento y sin silencio no se puede hablar con Dios.

Domingo II tiempo ordinario


En aquel tiempo, estaba Juan con dos de sus discípulos y, fijándose en Jesús que pasaba, dice:

_ «Éste es el Cordero de Dios.»

Los dos discípulos oyeron sus palabras y siguieron a Jesús. Jesús se volvió y, al ver que lo seguían, les pregunta:

- «¿Qué buscáis?»

Ellos le contestaron:

- «Rabí (que significa Maestro), ¿dónde vives?»

Él les dijo:

- «Venid y lo veréis.»

Entonces fueron, vieron dónde vivía y se quedaron con él aquel día; serían las cuatro de la tarde.

Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que oyeron a Juan y siguieron a Jesús; encuentra primero a su hermano Simón y le dice:

- «Hemos encontrado al Mesías (que significa Cristo).»

Y lo llevó a Jesús. Jesús se le quedó mirando y le dijo:

- «Tú eres Simón, el hijo de Juan; tú te llamarás Cefas (que se traduce Pedro).»


Salgamos al encuentro... abramos las puertas


Mensaje de Benedicto XVI para la Jornada Mundial
del Emigrante y del Refugiado 2012


Queridos hermanos y hermanas: anunciar a Jesucristo, único Salvador del mundo, «constituye la misión esencial de la Iglesia; una tarea y misión que los cambios amplios y profundos de la sociedad actual hacen cada vez más urgentes» (exhortación apostólica Evangelii nuntiandi, 14). Más aún, hoy notamos la urgencia de promover, con nueva fuerza y modalidades renovadas, la obra de evangelización en un mundo en el que la desaparición de las fronteras y los nuevos procesos de globalización acercan aún más las personas y los pueblos, tanto por el desarrollo de los medios de comunicación como por la frecuencia y la facilidad con que se llevan a cabo los desplazamientos de individuos y de grupos. En esta nueva situación debemos despertar en cada uno de nosotros el entusiasmo y la valentía que impulsaron a las primeras comunidades cristianas a anunciar con ardor la novedad evangélica, haciendo resonar en nuestro corazón las palabras de san Pablo: «El hecho de predicar no es para mí motivo de orgullo. No tengo más remedio y, ¡ay de mí si no anuncio el Evangelio!» (1 Co 9, 16). (Sigue leyendo)

domingo, 8 de enero de 2012

Bautismo del Señor


“Apenas salió del agua, vio rasgarse el cielo y al Espíritu bajar hacia él como una paloma.”

En aquel tiempo, proclamaba Juan:

—«Después de mí viene el que puede más que yo, y yo no merezco agacharme para desatarle las sandalias.

Yo los he bautizado con agua, pero él los bautizará con Espíritu Santo».

Por entonces llegó Jesús desde Nazaret de Galilea a que Juan lo bautizara en el Jordán.

Apenas salió del agua, vio rasgarse el cielo y al Espíritu bajar hacia él como una paloma. Se oyó una voz del cielo:

—«Tú eres mi Hijo amado, mi predilecto».


LA BIBLIA


Los tres Cánticos del Evangelio según San Lucas: Benedictus, Magnificat y Nunc dimittis.

BENEDICTUS (Lc. 1, 67-79)
Sobre el Mesías y su Precursor
Lo pronunció Zacarías, padre de Juan Bautista, en el nacimiento de su hijo. Proclama la bondad de Dios sobre el pueblo de Israel y anuncia que su hijo será el precursor del Mesías, que nos traerá la salvación.
Lo reza la Iglesia en la Liturgia de las Horas en las laudes matutinas.


MAGNIFICAT (Lc 1, 46-56)
Manifiesta la alegría del alma en el Señor.
El cántico que María pronuncia en casa de Zacarías e Isabel es de una singular belleza poética. Evoca algunos pasajes del Antiguo Testamento que la Virgen había meditado. Se distinguen tres estrofas:
a) glorifica al Señor por haberla hecho Madre de su Hijo, por lo que la llamarán bienaventurada.
b) nos dice cómo el Señor ha tenido predileccion por los humildes
c) Dios ha tenido siempre especial cuidado de su pueblo. Todo ello se refiere a la Iglesia, el nuevo pueblo de Dios.
Se reza en las vísperas.


NUNC DIMITTIS (Lc 2, 29-32)
Proclama a Cristo el Mesías prometido, Luz de las naciones y consuelo y gloria de Israel. Es una verdadera profecía de los beneficios divinos y del carácter universal de la redención.
Se reza en la hora de Completas, antes del descanso nocturno.


Tres Cánticos que la Iglesia ha empleado y popularizado a lo largo de los siglos: expresan la alabanza y la acción de gracias por la obra de la redención. Deben ser hornados con la misma solemnidad y dignidad que la proclamación del Evangelio.

domingo, 1 de enero de 2012

Orar con una sonrisa diaria




Un niño de cinco años está al pie de una larga escalera, en el colegio, esperando al sacerdote que baja por ella.
Cuando el sacerdote llega a su altura, con la misma naturalidad que si le preguntase por su madre, le dice:

-"¿Cómo está Dios?

-"¡Estupendamente! ¡Está fenomenal!" -Le responde el cura.

-"¡Ah, bueno!" -Contestó el niño. Y se marchó tranquilo.



La pregunta del niño hizo pensar al sacedote. Jamás nadie le había preguntado cómo está Dios. Ni él mismo se lo había planteado.
Nos preocupamos más de lo que Dios puede darnos que de Él mismo. La falta de afán por saber de Dios es una manifestación clara de poco amor.
¿Por qué - se decía el sacerdote- me pregunta a mi por Dios? Sin duda me ve como de la familia. Y yo ¿me veo como miembro de la familia divina? ¿Siento mi parentesco con Dios?
La pregunta de aquel niño sugiere muchas pistas de examen.
"¿Cómo está Dios?" ¿Te lo has preguntado alguna vez?¿Estará contento de ti?


(Tomado del libro de Agustín Filgueiras "Orar con una sonrisa diaria" Colección HABLAR CON JESÚS)

LA BIBLIA


Plan Pastoral Diocesano "Señor, Tu tienes palabras de vida eterna"
Continuamos refiriendo lo que nos pide el Sr. Arzobispo a todos los diocesanos en el Plan 2011-2013:

La Palabra de Dios El evangelio según San Lucas:
Estos días de Navidad se lee mucho en la liturgia a San Lucas, porque narra mejor que nadie la Infancia de Jesús.
Escribió el tercer Evangelio y los Hechos de los Apóstoles, dos obras que se complementan; la vida de Jesús y la vida de la Iglesia en sus comienzos. El Evangelio lo escribió quizá en Roma. En su breve prólogo, muy bien hecho, dice que se informó bien de los hechos y los ordenó escribiéndolos con cuidado y estilo clásio. Lo escribe en lengua griega. Como él había sido pagano escribe para los gentiles, explicándoles los usos y costumbres judías que desconocían.
Destaca el aspecto universal (el evangelio es para todos los hombres) y la misericordia divina que él resalta; es quien relata el mayor número de parábolas; habla de la infancia de Jesús con abundancia de detalles y lo mismo de la Virgen María.

Solemnidad Santa María Madre de Dios



En aquel tiempo, los pastores fueron corriendo a Belén encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre. Al verlo, contaron lo que les habían dicho de aquel niño. Todos los que lo oían se admiraban de lo que les decían los pastores- Y María conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón. Los pastores se volvieron dando gloria y alabanza a Dios por lo que habían visto y oído; todo como le shabían dicho. Al cumplirse los ocho días, tocaba circuncidar al niñó, y le pusieron por nombre Jesús, como lo había llamada el ángel antes de su concepción.

Comenzamos un nuevo año