domingo, 30 de diciembre de 2012

Sagrada Familia

Los padres de Jesús solían ir cada año a Jerusalén por las fiestas de Pascua.
Cuando Jesús cumplió doce años, subieron a la fiesta según la costumbre y, cuando terminó, se volvieron; pero el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin que lo supieran sus padres.
Éstos, creyendo que estaba en la caravana, hicieron una jornada y se pusieron a buscarlo entre los parientes y conocidos; al no encontrarlo, se volvieron a Jerusalén en su busca.
A los tres días, lo encontraron en el templo, sentado en medio de los maestros, escuchándolos y haciéndoles preguntas; todos los que le oían quedaban asombrados de su talento y de las respuestas que daba.
Al verlo, se quedaron atónitos, y le dijo su madre:
- «Hijo, ¿por qué nos has tratado así? Mira que tu padre y yo te buscábamos angustiados.»
Él les contestó:
- « ¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debía estar en la casa de mi Padre?»
Pero ellos no comprendieron lo que quería decir.
Él bajó con ellos a Nazaret y siguió bajo su autoridad.
Su madre conservaba todo esto en su corazón.
Y Jesús iba creciendo en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y los hombres.

martes, 25 de diciembre de 2012

Navidad


En el principio ya existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios.
La Palabra en el principio estaba junto a Dios.
Por medio de la Palabra se hizo todo, y sin ella no se hizo nada de lo que se ha hecho.
En la Palabra había vida, y la vida era la luz de los hombres.
La luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no la recibió.
Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe.
No era él la luz, sino testigo de la luz.
La Palabra era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre.
Al mundo vino, y en el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de ella, y el mundo no la conoció.
Vino a su casa, y los suyos no la recibieron.
Pero a cuantos la recibieron, les da poder para ser hijos de Dios, si creen en su nombre.
Éstos no han nacido de sangre, ni de amor carnal,
ni de amor humano, sino de Dios.
Y la Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad.
Juan da testimonio de él y grita diciendo:
«Éste es de quien dije: “El que viene detrás de mí pasa delante de mí, porque existía antes que yo.”»
Pues de su plenitud todos hemos recibido, gracia tras gracia.
Porque la ley se dio por medio de Moisés, la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.
A Dios nadie lo ha visto jamás: Dios Hijo único, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado a conocer.

domingo, 23 de diciembre de 2012

Adviento



Domingo IV de Adviento

En aquellos días, María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.
En cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo y dijo a voz en grito.
- «¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre!
¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá. »

domingo, 16 de diciembre de 2012

Domingo III de adviento


En aquel tiempo, la gente preguntaba a Juan:
- «¿Entonces, qué hacemos?»
Él contestó:
- «El que tenga dos túnicas, que se las reparta con el que no tiene; y el que tenga comida, haga lo mismo.»
Vinieron también a bautizarse unos publicanos y le preguntaron:
- «Maestro, ¿qué hacemos nosotros?»
Él les contestó:
- «No exijáis más de lo establecido.»
Unos militares le preguntaron:
- «¿Qué hacemos nosotros?»
Él les contestó:
- «No hagáis extorsión ni os aprovechéis de nadie, sino contentaos con la paga.»
El pueblo estaba en expectación, y todos se preguntaban si no sería Juan el Mesías; él tomó la palabra y dijo a todos:
- «Yo os bautizo con agua; pero viene el que puede más que yo, y no merezco desatarle la correa de sus sandalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y fuego; tiene en la mano el bieldo para aventar su parva y reunir su trigo en el granero y quemar la paja en una hoguera que no se apaga.»
Añadiendo otras muchas cosas, exhortaba al pueblo y le anunciaba el Evangelio.

martes, 11 de diciembre de 2012

La mula y el buey del belén


El pasado domingo, 9 de diciembre, en el periódico "La Opinión" aparecé un artículo en el que se pregunta a párrocos de La Coruña sobre el buey y la mula del belén, entre ellos está nuestro párroco Don Simón, aquí podéis leer sus palabras y pinchando en el logo del periódico acceder a todo el artículo.


En la misma línea se manifiesta el párroco de San Pedro de Visma, Simón Castro, quien recuerda que las palabras de Benedicto XVI solo vienen a recordar "algo que ya se sabía". "La tradición de incluir a la mula y el buey en las representaciones del nacimiento de Jesús se remonta al siglo XIII y la introdujo San Francisco de Asís", indica Castro, quien reconoce que en su parroquia todavía no se ha instalado el belén pero, cuando se haga, será "el de toda la vida".

domingo, 9 de diciembre de 2012

Domingo II adviento

En el año quince del reinado del emperador Tiberio, siendo Poncio Pilato gobernador de Judea, y Herodes virrey de Galilea, y su hermano Felipe virrey de Iturea y Traconítide, y Lisanio virrey de Abilene, bajo el sumo sacerdocio de Anás y Caifás, vino la palabra de Dios sobre Juan, hijo de Zacarías, en el desierto.
Y recorrió toda la comarca del Jordán, predicando un bautismo de conversión para perdón de los pecados, como está escrito en el libro de los oráculos del profeta Isaías:
«Una voz grita en el desierto:
Preparad el camino del Señor,
allanad sus senderos;
elévense los valles,
desciendan los montes y colinas;
que lo torcido se enderece,
lo escabroso se iguale.
Y todos verán la salvación de Dios.»

domingo, 2 de diciembre de 2012

Orar con una sonrisa diaria

Di de él cuanto quieras, pero yo sé mejor que tú y que nadie las faltas de mi niño
Yo no lo quiero porque es bueno, sino porque es mi hijo. ¿Y cómo vas a saber tú el tesoro que él es, tú que tratas de pesar méritos con sus faltas? Cuando yo tengo que castigarlo, es más mío que nunca. Cuando lo hago llorar, mi corazón llora con él.
Sólo yo tengo el derecho de acusarlo y penarlo, porque solamente el que ama puede castigar.



El amor materno es el reflejo más claro del amor divino. Ante una madre no cuentan los éxitos o los méritos de los hijos. Lo que cuentan son sus necesidades. Y la madre se vuelca más con el hijo que más la necesita.
Cuanta más indigencia y necesidad encuentre en mi la Virgen, más razones tengo para confiar y apoyarme en Ella.

I domingo de Adviento

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
- «Habrá signos en el sol y la luna y las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, enloquecidas por el estruendo del mar y el oleaje. Los hombres quedarán sin aliento por el miedo y la ansiedad ante lo que se le viene encima al mundo, pues los astros se tambalearán.
Entonces verán al Hijo del hombre venir en una nube, con gran poder y majestad.
Cuando empiece a suceder esto, levantaos, alzad la cabeza: se acerca vuestra liberación.
Tened cuidado: no se os embote la mente con el vicio, la bebida y los agobios de la vida, y se os eche encima de repente aquel día; porque caerá como un lazo sobre todos los habitantes de la tierra.
Estad siempre despiertos, pidiendo fuerza para escapar de todo lo que está por venir y manteneros en pie ante el Hijo del hombre.»

domingo, 25 de noviembre de 2012

Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo

En aquel tiempo, dijo Pilato a Jesús:
- «¿Eres tú el rey de los judíos?»
Jesús le contestó:
- «¿Dices eso por tu cuenta o te lo han dicho otros de mí? »
Pilato replicó:
-«¿Acaso soy yo judío? Tu gente y los sumos sacerdotes te han entregado a mí; ¿qué has hecho?»
Jesús le contestó:
- «Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, mi guardia habría luchado para que no cayera en manos de los judíos. Pero mi reino no es de aquí.»
Pilato le dijo:
- «Conque, ¿tú eres rey?»
Jesús le contestó:
- «Tú lo dices: soy rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo; para ser testigo de la verdad. Todo el que es de la verdad escucha mi voz.»

sábado, 24 de noviembre de 2012

Orar con una sonrisa diaria

Una señora, de unos cuarenta y cinco años, madre de tres hijos, soñó una noche que moría y llegaba a la puerta del Cielo. Oyó que Dios le preguntaba: 

-¿Qué has hecho en la tierra?

Ella pensó en su trabajo, sus preocupaciones, sus apuros... pero no encontró nada de valor como para presentar a Dios...Solo puedo decirle:

-Señor, toda mi vida te he estado buscando.

Y Dios, sonriendo, le respondió:

-Pues ya me has encontrado. Entra.



No quisiera tener otra cosa que presentar a Dios. "¡Si pudiese decirle: Señor, toda mi vida he estado buscandote!".
¿Puedo decir hoy, sinceramente, que le estoy buscando?
Para poder decirlo al final, hay que poder decirlo cada día.
Cuando de la vida se hace una búsqueda de Dios, la muerte se convierte en la hora del encuentro.

 (Tomado del libro de Agustín Filgueiras "Orar con una sonrisa diaria" Colección HABLAR CON JESÚS)

domingo, 18 de noviembre de 2012

Carta Pastoral para el Sínodo Diocesano XIII


Queridos diocesanos:

1. Nuestra Iglesia diocesana, que peregrina en un amplio espacio de la comunidad gallega, “aparece como un pueblo reunido en virtud de la unidad del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo” (LG 4). El Espíritu Santo la constituye como cuerpo de Cristo mediante la Palabra y los sacramentos, la reúne en la diversidad de carismas y ministerios y la hace “signo de la unidad íntima con Dios y la unidad de todo el género humano” (LG 1). Esta Iglesia, enraizada en la memoria apostólica, unida a su Obispo, en comunión con la Sede de Pedro y las otras iglesias particulares, se presenta ante el mundo como testigo de Jesucristo y sacramento desalvación para todos aquellos que nos acompañan en la peregrinación de la humanidad hacia su fin último. 


(seguir leyendo)

Día de la Iglesia Diocesana


18 de noviembre Día de la Iglesia Diocesana


La Iglesia realiza una inmensa labor espiritual y social en beneficio de todos. Anuncia la Palabra de Dios, ayuda a las personas que más lo necesitan. Pero todavía queda tanto por hacer... ayuda a tu parroquia, ganamos todos.

Domingo XXXIII del tiempo ordinario

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
- «En aquellos días, después de esa gran angustia, el sol se hará tinieblas, la luna no dará su resplandor, las estrellas caerán del cielo, los astros se tambalearán.
Entonces verán venir al Hijo del hombre sobre las nubes con gran poder y majestad; enviará a los ángeles para reunir a sus elegidos de los cuatro vientos, de horizonte a horizonte.
Aprended de esta parábola de la higuera: Cuando las ramas se ponen tiernas y brotan las yemas, deducís que el verano está cerca; pues cuando veáis vosotros suceder esto, sabed que él está cerca, a la puerta. Os aseguro que no pasará esta generación antes que todo se cumpla. El cielo y la tierra pasarán, mis palabras no pasarán, aunque el día y la hora nadie lo sabe, ni los ángeles del cielo ni el Hijo, sólo el Padre.»

domingo, 11 de noviembre de 2012

Orar con una sonrisa diaria

Un pequeño de  nueve años vuelve del colegio con una mala noticia: había muerto el profesor que le diera clase el curso anterior. Era un hombre muy querido de todos, de extraordinario corazón y un gran profesional.
Ante la noticia, a la madre se le escapo como un lamento quejoso:

-También Dios Nuestro Señor...Siempre se lleva a los mejores.

El niño -9 años- le respondió al momento:

-Mamá, Dios a los buenos puede llevarlos con Él cuando quiere. Con los malos espera a ver si se hacen buenos.





Aludiendo a la parábola de la cizaña en medio del trigo, decía en una ocasión un sacerdote santo, que, cuando la cizaña es el hombre, puede acabar siendo trigo. Por eso Dios espera.
¿Cuánta cizaña, para convertir en trigo hay todavía en mi vida. ¡Ojala Dios no se canse de esperar!

 (Tomado del libro de Agustín Filgueiras "Orar con una sonrisa diaria" Colección HABLAR CON JESÚS)

Domingo XXXII del tiempo ordinario


En aquel tiempo, entre lo que enseñaba jesús a la gente, dijo:
_ «¡Cuidado con los escribas! Les encanta pasearse con amplio ropaje y que les hagan reverencias en la plaza, buscan los asientos de honor en las sinagogas y los primeros puestos en los banquetes; y devoran los bienes de las viudas, con pretexto de largos rezos. Éstos recibirán una sentencia más rigurosa.»
Estando Jesús sentado enfrente del arca de las ofrendas, observaba a la gente que iba echando dinero: muchos ricos echaban en cantidad; se acercó una viuda pobre y echó dos reales. Llamando a sus discípulos, les dijo:
«Os aseguro que esa pobre viuda ha echado en el arca de las ofrendas más que nadie. Porque los demás han echado de lo que les sobra, pero ésta, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir.»

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Audiencia general del 7 de noviembre

El Año de la fe. El deseo de Dios

Queridos hermanos y hermanas:

Hemos reflexionado hoy sobre un aspecto fascinante de la experiencia humana y cristiana: el misterioso deseo de Dios que, como dice el Catecismo de la Iglesia, «está inscrito en el corazón del hombre, porque el hombre ha sido creado por Dios y para Dios». Las experiencias humanas fundamentales, como el amor y la amistad, muestran que en todo deseo humano está el eco de un deseo más grande, que nunca se satisface plenamente. Y esta dinámica del deseo testimonia que el hombre es un ser religioso. También en nuestra época, aparentemente cerrada a lo trascendente, se puede abrir un camino hacia el auténtico sentido religioso de la vida, que muestre cómo la fe no es absurda o irracional. Es necesario promover una especie de pedagogía del deseo que, enseñando el gusto por las satisfacciones más auténticas de la vida, y la búsqueda continua de los bienes más altos, vaya dirigida, no a sofocar el deseo, sino a purificarlo y liberarlo, para que pueda alcanzar su verdadera profundidad. Cuando en el deseo se abre la ventana hacia Dios, esto es ya un signo de la presencia de la fe en el alma, que es un don de Dios.


Pinchad en la imagen para acceder a todo el documento

martes, 6 de noviembre de 2012

Audiencia general del 31 de octubre


El Año de la fe. La fe de la Iglesia

Queridos hermanos y hermanas:

Continuamos con nuestro camino de meditación sobre la fe católica. La semana pasada mostré cómo la fe es un don, pues es Dios quien toma la iniciativa y nos sale al encuentro; y así la fe es una respuesta con la que nosotros le acogemos como fundamento estable de nuestra vida. Es un don que transforma la existencia porque nos hace entrar en la misma visión de Jesús, quien actúa en nosotros y nos abre al amor a Dios y a los demás.
Desearía hoy dar un paso más en nuestra reflexión, partiendo otra vez de algunos interrogantes: ¿la fe tiene un carácter sólo personal, individual? ¿Interesa sólo a mi persona? ¿Vivo mi fe solo? 

 Accede a toda la Audiencia pinchando sobre la imagen

Audiencia general del 24 de octubre



"El Año de la fe. ¿Qué es la fe?

Queridos hermanos y hermanas:

El miércoles pasado, con el inicio del Año de la fe, empecé una nueva serie de catequesis sobre la fe. Y hoy desearía reflexionar con vosotros sobre una cuestión fundamental: ¿qué es la fe? ¿Tiene aún sentido la fe en un mundo donde ciencia y técnica han abierto horizontes hasta hace poco impensables? ¿Qué significa creer hoy? De hecho en nuestro tiempo es necesaria una renovada educación en la fe, que comprenda ciertamente un conocimiento de sus verdades y de los acontecimientos de la salvación, pero que sobre todo nazca de un verdadero encuentro con Dios en Jesucristo, de amarle, de confiar en Él, de forma que toda la vida esté involucrada en ello. "

Accede a toda la Audiencia pinchando sobre la imagen

Audiencias del Papa


A partir de ahora, y cada semana, vamos a ofreceros un acceso directo a las Audiencias del Papa que tienen lugar los miércoles. El Santo Padre en su Audiencia general del pasado 17 de octubre nos decía:


"En las catequesis de este Año de la fe desearía ofrecer una ayuda para realizar este camino, para retomar y profundizar en las verdades centrales de la fe acerca de Dios, del hombre, de la Iglesia, de toda la realidad social y cósmica, meditando y reflexionando en las afirmaciones del Credo. Y desearía que quedara claro que estos contenidos o verdades de la fe (fides quae) se vinculan directamente a nuestra cotidianeidad; piden una conversión de la existencia, que da vida a un nuevo modo de creer en Dios (fides qua). Conocer a Dios, encontrarle, profundizar en los rasgos de su rostro, pone en juego nuestra vida porque Él entra en los dinamismos profundos del ser humano."

Pincha en la imagen para acceder al texto completo

domingo, 4 de noviembre de 2012

Reunión de padres


Como es habitual en nuestra parroquia, esta semana celebraremos la reunión de padres de principio de curso. Este año será en horario de catequesis, es decir, lunes 5 y martes 6 de noviembre a las 18:30 h.
Os esperamos a todos.

Domingo XXXI del tiempo ordinario


En aquel tiempo, un escriba se acercó a Jesús y le preguntó:
«¿Qué mandamiento es el primero de todos?»
Respondió Jesús:
«El primero es: "Escucha, Israel, el Señor, nuestro Dios, es el único Señor: amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser.”El segundo es éste: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo.” No hay mandamiento mayor que éstos.»
El escriba replicó:
«Muy bien, Maestro, tienes razón cuando dices que el Señor es uno solo y no hay otro fuera de él; y que amarlo con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios.»
Jesús, viendo que había respondido sensatamente, le dijo:
«No estás lejos del reino de Dios.»
Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.

lunes, 29 de octubre de 2012

Indulgencias


A los fieles que visiten devotamente el cementerio u oren solo mentalmente por los difuntos se les concede indulgencia, aplicable solamente a las almas del purgatorio, del 1 al 8 de noviembre plenaria cada dia, parcial en los demás días del año.
El día de la Conmemoración de los difuntos, o con el consentimiento del Ordinario, el domingo precedente o el siguiente, o en la fiesta de Todos los Santos, en todas las iglesias y oratorios se pueden lucrar de indulgencia plenaria.

CONMEMORACION DE TODOS LOS FIELES DIFUNTOS





El viernes 2 de noviembre, en la iglesia parroquial celebraremos una eucaristía por todos los difuntos de la parroquia a las 18:00 h.

Solemnidad de TODOS LOS SANTOS

Jueves 1 de noviembre horario de misas el  habitual del domingo:

Iglesia parroquial: 11:00 h
Capillo del Santo Cristo: 12:30 h y 20:00 h.


domingo, 28 de octubre de 2012

Orar con una sonrisa diaria

Una buena maestra, Doña María, una de esas maestras que dejan huella, cuando estaba próxima a su jubilación, recibió una carta de un antiguo alumno suyo, Lorenzo. Entonces era un hombre casado, de unos 28 años y con dos hijos. Invitaba a la maestra a visitar su casa y traia a la memoria de la misma recuerdos de bastantes años atras.
Lorenzo no llegaba a los diez años cuando lo conoció Doña María. La etiqueta que acompañaba al niño en el colegio no permitía hacerse ilusiones: "Con Lorenzo no hay nada que hacer; es vago y revolotoso".
El primer día en su clase Doña María alargó la mano para acariciarle. El crío, instintivamente, se cubrió la cara, a la defensiva. La buena maestra comprendió que el pobre niño tenía más experiencia de palos que de caricias. Le cogió la cabeza con las dos manos y le dió un beso.
El pequeño se la quedó mirando y después de un rato le dijo:

-Profe es el primer beso que me han dado en toda mi vida.

-Hijo, ¿tu mamá no te da besos?

-Mi mamá murió cuando era pequeño.

-¿Y papá no te besa alguna vez?

-No. Mi papá sólo me pega con el cinturón. 

-Pues yo no te voy a pegar nunca. Te voy a querer mucho. Y tu vas a ser muy bueno y trabajador. ¿De acuerdo?

-Vale.

Desde aquel día el niño empezó a cambiar. Al acabar el curso estaba a la altura de los mejores de su clase. Los restantes años en el colegio, sobresalió por su comportamiento, actitud y rendimiento.
En la carta de ahora le recordaba a Doña María ese primer encuentro con ella. "Aquel beso suyo -le decía- cambió mi vida.¡Qué Dios se lo pague!"




Dios es amor. Y donde hay amor, ahí está Dios. Por eso el cariño, el amor, hace milagros. Y es el fundamento insustituible de toda tarea educativa.

 (Tomado del libro de Agustín Filgueiras "Orar con una sonrisa diaria" Colección HABLAR CON JESÚS)

Domingo XXX del tiempo ordinario

En aquel tiempo, al salir Jesús de Jericó con sus discípulos y bastante gente, el ciego Bartimeo, el hijo de Timeo, estaba sentado al borde del camino, pidiendo limosna. Al oír que era Jesús Nazareno, empezó a gritar:
- «Hijo de David, Jesús, ten compasión de mí.»
Muchos lo regañaban para que se callara. Pero él gritaba más:
- «Hijo de David, ten compasión de mí.»
Jesús se detuvo y dijo:
- «Llamadlo.»
Llamaron al ciego, diciéndole:
- «Ánimo, levántate, que te llama.»
Soltó el manto, dio un salto y se acercó a Jesús.
Jesús le dijo:
- «¿Qué quieres que haga por ti?»
El ciego le contestó:
- «Maestro, que pueda ver.»
Jesús le dijo:
- «Anda, tu fe te ha curado.»
Y al momento recobró la vista y lo seguía por el camino.

domingo, 21 de octubre de 2012

21 Octubre Domund 2012


Pinchad en la imagen para acceder a la web OMP

Orar con una sonrisa diaria


Una madre joven y piadosa solía dar un beso a su hijo chiquitín cada vez que volvía de comulgar:

-Toma, hijo -le decía-. Este beso me lo ha dado Jesús para ti.

Un día, el pequeño que ya hablaba, al recibir el habitual "beso de Jesús", se cuelga del cuello de su madre y la besa en su rostro diciéndole:

-Toma, éste es para Él.


Bendita pedagogía materna.
Con qué naturalidad puede una madre, si es piadosa, meter el amor de Jesús en el corazón de sus hijos. Y qué horizontes puede abrir a sus vidas.
Los niños son como esponjas que lo absorben todo. Y cuanto más pequeños, más porosos. Aprenden mucho más por los ojos que por los oídos.
 (Tomado del libro de Agustín Filgueiras "Orar con una sonrisa diaria" Colección HABLAR CON JESÚS)

Domingo XXIX del tiempo ordinario


En aquel tiempo, se acercaron a Jesús los hijos de Zebedeo, Santiago y Juan, y le dijeron:
- «Maestro, queremos que hagas lo que te vamos a pedir.»
Les preguntó:
- «¿Qué queréis que haga por vosotros?»
Contestaron:
- «Concédenos sentarnos en tu gloria uno a tu derecha y otro a tu izquierda.»
Jesús replicó:
- «No sabéis lo que pedís, ¿sois capaces de beber el cáliz que yo he de beber, o de bautizaros con el bautismo con que yo me voy a bautizar?»
Contestaron:
- «Lo somos.»
Jesús les dijo:
- «El cáliz que yo voy a beber lo beberéis, y os bautizaréis con el bautismo con que yo me voy a bautizar, pero el sentarse a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mí concederlo; está ya reservado.»
Los otros diez, al oír aquello, se indignaron contra Santiago y Juan.
Jesús, reuniéndolos, les dijo:
- «Sabéis que los que son reconocidos como jefes de los pueblos los tiranizan, y que los grandes los oprimen.
Vosotros, nada de eso: el que quiera ser grande, sea vuestro servidor; y el que quiera ser primero, sea esclavo de todos.
Porque el Hijo del hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por todos.»

Compendio del Catecismo

Nº 375
LA CONCIENCIA MORAL

¿Qué normas debe seguir siempre la conciencia?

Tres son las normas más generales que debe seguir siempre la conciencia:

1) Nunca está permitido hacer le mal para obtener un bien
2) La llamada Regla de oro: "Todo cuanto queráis que os hagan los hombres, hacédselo tamnién vosotros a ellos" (Mt 7,12)
3) La caridad supone siempre el respeto del prójimo y de su conciencia, aunque esto no significa aceptar como bueno lo que objetivamente es malo.

domingo, 30 de septiembre de 2012

Catequesis

Os recordamos que mañana empezamos la catequesis en la parroquia con los horarios habituales.

Primera Comunión:Lunes y Martes de 18:30 a 19:30 y los Domingos después de misa de 11.
Confirmacion: Miércoles de 16:00 a 17:00 y Viernes de 18:00 a 19:00



domingo, 23 de septiembre de 2012

Compendio del Catecismo

Nº 372
¿Qué es la conciencia moral?

La conciencia moral, presente en lo íntimo de la persona, es un juicio de la razón, que en el momento oportuno, impulsa al hombre a hacer el bien y a evitar el mal. Gracias a ella, la persona humana percibe la cualidad moral de un acto a realizar o ya realizado, permitiéndole asumir la responsabilidad del mismo. Cuando escucha la conciencia moral, el hombre prudente puede sentir la voz de Dios que le habla.

Domingo XXV del tiempo ordinario



En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos se marcharon de la montaña y atravesaron Galilea; no quería que nadie se enterase, porque iba instruyendo a sus discípulos. Les decía:
- «El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres, y lo matarán; y, después de muerto, a los tres días resucitará.»
Pero no entendían aquello, y les daba miedo preguntarle.
Llegaron a Cafarnaún, y, una vez en casa, les preguntó
- «¿De qué discutíais por el camino?»
Ellos no contestaron, pues por el camino habían discutido quién era el más importante. Jesús se sentó, llamó a los Doce y les dijo:
- «Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos.»
Y, acercando a un niño, lo puso en medio de ellos, lo abrazó y les dijo:
- «El que acoge a un niño como éste en mi nombre me acoge a mí; y el que me acoge a mí no me acoge a mí, sino al que me ha enviado.»

domingo, 16 de septiembre de 2012

CATEQUESIS 2012 - 2013

 Comenzamos la catequesis en Octubre

 Inscripciones: Domingo 23 despues de misa de 11, Lunes 24 y Martes 25 de Septiembre de 18:30 a 19:30 en el Salón parroquial (al lado de la Iglesia Parroquial)

HORARIOS PRIMERA COMUNION:
 Días: Lunes, Martes (de 18:30 a 19:30) o Domingo (después de misa de 11:00)
Empezamos el lunes 1 y martes 2 de Octubre

 CONFIRMACION:
 Días: Miércoles (16:00 a 17:00) y otro día aún por concretar
 Empezamos el miércoles 3 de Octubre

Orar con una sonrisa diaria

Promesa de no fumar
Ese es el título de un interesante cuento de José María Pemán.
Julián Arrondo, funcionario de un ministerio, decide pasar una Cuaresma sin fumar. Le parece que puede ser una buena inversión para la otra vida.
Ya la noche del martes al miércoles de Ceniza se acuesta, nervioso y malhumorado, exclamando:

-Ésta noche no voy a dormir.

-No vamos a dormir -corea pacientemente su mujer.

A lo largo de la Cuaresma su genio se va agriando y aumenta su aspereza y malhumor. Y en la misma proporción, crece la paciencia y el aguante de su esposa.
Antes de llegar la siguiente Cuaresma, la tensión le juega una mala pasada: un infarto y al Cielo.
Cuando llega, San Pedro le asigna un modesto lugar junto a la puerta. Él trata de hacer valer sus méritos penitenciales durante una larga Cuaresma sin fumar.
San Pedro revisa el fichero:

-Arrondo. No consta. ¡Ah, sí! Aquí está. Pero mira cómo figura: Arrondo, Señora de...: "Aguantó a su marido sin fumar una Cuaresma".



Buscar mortificaciones que no mortifiquen a los demás. Debemos ayudarles a ser santos. Pero no hace falta ayudarles a ser santos mártires.

 (Tomado del libro de Agustín Filgueiras "Orar con una sonrisa diaria" Colección HABLAR CON JESÚS)

Compendio del Catecismo

Nº 371
¿Las pasiones son moralmente buenas o malas?

Las pasiones, en cuanto impulsos de la sensibilidad, no son en sí mismas ni buenas ni malas; son buenas, cuando contribuyen a una acción buena; son malas, en caso contrario. Pueden ser asumidas en las virtudes o pervertidas en los vicios.

domingo XXIV del tiempo ordinario


En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos se dirigieron a las aldeas de Cesarea de Felípe; por el camino, preguntó a sus díscípulos:
«¿Quién dice la gente que soy yo?»
Ellos le contestaron:
«Unos, Juan Bautista; otros, Elías; y otros, uno de los profetas.»
Él les preguntó:
«Y vosotros, ¿quién decís que soy?»
Pedro le contestó:
«Tú eres el Mesías.»
Él les prohibió terminantemente decirselo a nadie.
Y empezó a instruirlos:
«El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, tiene que ser condenado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar a los tres días.»
Se lo explicaba con toda claridad. Entoces Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo. Jesús se volvió y, de cara a los discípulos, increpó a Pedro:
«¡Quítate de mi vista, Satanás! ¡Tú piensas como los hombres, no como Dios!»
Después llamó a la gente y a sus discípulos, y les dijo:
«El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Mirad, el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mí y por el Evangelio la salvará.»

viernes, 14 de septiembre de 2012

Catequesis 2012-2013

Comienza un nuevo curso escolar y nuestros niños y jóvenes tienen que empezar a adaptarse a su nueva rutina. Clases, actividades extraescolares... Por este motivo la catequesis comenzará la primera semana de Octubre. A finales de septiembre serán las inscripciones en el salón parroquial. Pondremos días y horas en los próximos días.
Un saludo a tod@s. Os mantendremos informados.

domingo, 9 de septiembre de 2012

Orar con una sonrisa diaria

Refiere un viejo cuento de Jesús y San Pedro por el mundo un día de fuerte y bochornoso calor. En un momento se encuentran en el camino una vieja herradura. Jesús le dice a Pedro que la recoja. Y Pedro replica:

-Si no es más que un trozo de hierro viejo y oxidado. No vale la pena molestarse en recogerla.

Jesús no dice nada; se agacha  la coge.

Más adelante se cruzan con un chatarrero. El Señor entabla conversación con él y le vende la herradura por dos cuartos.

Llegan a un poblado y Jesús, con aquellos dos cuartos, se compra medio kilo de cerezas. Siguen caminando. El sol arrecia y con él la sed. El Señor, de vez en cuando, se lleva una cereza a la boca y, disimuladamente, deja caer otra, al suelo. Pedro, ávidamente, se agacha a recogerla, para poder refrescar su garganta.

Cuando las cerezas se acaban, Jesús dice al Apóstol:

-Ves Pedro, no has querido agacharte una vez para recoger la herradura y has tenido que agacharte más de una docena de veces, para recoger las cerezas que yo iba dejando caer. Eso te enseñará a no despreciar nada ni a nadie, por más pobre e insignificante que parezca.




No hay nada ni nadie que, a los ojos de Dios, no tenga valor. Si no valiese, sería absurdo darle la existencia o permitir que existiera.
Lo que importa es saber valorar las cosas según los planes del Señor

(Tomado del libro de Agustín Filgueiras "Orar con una sonrisa diaria" Colección HABLAR CON JESÚS)

Compendio del Catecismo

Nº 371
¿Las pasiones son moralmente buenas o malas?
Las pasiones, en cuanto impulsos de la sensibilidad, no son en sí mismas ni buenas ni malas; son buenas, cuando contribuyen a una acción buena; son malas, en caso contrario. Pueden ser asumidas en las virtudes o pervertidas en los vicios.

Domingo XXIII del tiempo ordinario


En aquel tiempo, dejó Jesús el territorio de Tiro, pasó por Sidón, camino del lago de Galilea, atravesando la Decápolis. Y le presentaron un sordo que, además, apenas podía hablar; y le piden que le imponga las manos.
Él, apartándolo de la gente a un lado, le metió los dedos en los oídos y con la saliva le tocó la lengua. Y, mirando al cielo, suspiró y le dijo:
- «Effetá», esto es: «Ábrete.»
Y al momento se le abrieron los oídos, se le soltó la traba de la lengua y hablaba sin dificultad.
Él les mandó que no lo dijeran a nadie; pero, cuanto más se lo mandaba, con más insistencia lo proclamaban ellos. Y en el colmo del asombro decían:
- «Todo lo ha hecho bien; hace oír a los sordos y hablar a los mudos.»

domingo, 2 de septiembre de 2012

Orar con una sonrisa diaria

 Dos turistas contemplaban en Roma el famoso Moisés de Miguel Ángel. Uno, impresionado, elogiaba el genio del artista. El otro, parco en elogios comentó:

-En realidad, no es para tanto. El Moisés ya estaba dentro del bloque de mármol. Lo único que hizo Miguel Ángel fue suprimir lo que sobraba.




Puede que no sea una mala manera de ver la acción del artista. Quitar justo lo que sobra y potenciar lo que falta es una auténtica obra de arte.
Dentro de cada uno de nosotros hay un gran santo. La santificación, en gran parte consiste en quitar lo que sobra. Por eso, los santos, como las esculturas, se hacen a golpes.

(Tomado del libro de Agustín Filgueiras "Orar con una sonrisa diaria" Colección HABLAR CON JESÚS)

Domingo XXII del tiempo ordinario

En aquel tiempo, se acercó a Jesús un grupo de fariseos con algunos escribas de Jerusalén, y vieron que algunos discípulos comían con manos impuras, es decir, sin lavarse las manos.
(Los fariseos, como los demás judíos, no comen sin lavarse antes las manos restregando bien, aferrándose a la tradición de sus mayores, y, al volver de la plaza, no comen sin lavarse antes, y se aferran a otras muchas tradiciones, de lavar vasos, jarras y ollas.)
Según eso, los fariseos y los escribas preguntaron a Jesús:
- «¿Por qué comen tus discípulos con manos impuras y no siguen la tradición de los mayores?»
El les contestó:
escrito:
- «Bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, como está
"Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. El culto que me dan está vacío, porque la doctrina que enseñan son preceptos humanos."
Dejáis a un lado el mandamiento de Dios para aferraros a la tradición de los hombres.»
Entonces llamó de nuevo a la gente y les dijo:
- «Escuchad y entended todos: Nada que entre de fuera puede hacer al hombre impuro; lo que sale de dentro es lo que hace impuro al hombre. Porque de dentro, del corazón del hombre, salen los malos propósitos, las fornicaciones, robos, homicidios, adulterios, codicias, injusticias, -fraudes, desenfreno, envidia, difamación, orgullo, frivolidad. Todas esas maldades salen de dentro y hacen al hombre impuro.»

Compendio del Catecismo


Nº370
¿Qué son las pasiones?

Las pasiones son los afectos, emociones o impulsos de la sensibilidad –componentes naturales de la psicología humana–, que inclinan a obrar o a no obrar, en vista de lo que se percibe como bueno o como malo. Las principales son el amor y el odio, el deseo y el temor, la alegría, la tristeza y la cólera. La pasión fundamental es el amor, provocado por el atractivo del bien. No se ama sino el bien, real o aparente.

domingo, 26 de agosto de 2012

Domingo XXI tiempo ordinario





En aquel tiempo, muchos discípulos de Jesús, al oírlo, dijeron:

-«Este modo de hablar es duro, ¿quién puede hacerle caso?»
Adivinando Jesús que sus discípulos lo criticaban, les dijo:
-«¿Esto os hace vacilar?, ¿y si vierais al Hijo del hombre subir a donde estaba antes? El espíritu es quien da vida; la carne no sirve de nada. Las palabras que os he dicho son espíritu y vida. Y con todo, algunos de vosotros no creen.»
Pues Jesús sabía desde el principio quiénes no creían y quién lo iba a entregar. Y dijo:
- «Por eso os he dicho que nadie puede venir a mí, si el Padre no se lo concede.»
Desde entonces, muchos discípulos suyos se echaron atrás y no volvieron a ir con él.
Entonces Jesús les dijo a los Doce:
- «¿También vosotros queréis marcharos?»
Simon Pedro le contestó:
- «Señor, ¿a quién vamos a acudir? Tú tienes palabras de vida eterna; nosotros creemos y sabemos que tú eres el Santo consagrado por Dios.»

Orar con una sonrisa diaria

Un individuo, viendo sufrir a otro a quien la fortuna había vuelto la espalda indignado, se encara con Dios diciendo.

-No hay derecho, no es justo que permitas que este pobre hombre sufra tanto. Deberías hacer algo por él.

-Ya hice algo por él -contestó Dios.

-¿Si? ¿Y qué has hecho? -Replicó insolente.

-Te puse a ti a su lado.


Protestar es fácil pero estéril. Arrimar el hombro, ayudar a paliar el dolor de quienes tenemos al lado es caridad.
Y la caridad nunca es estéril. Aunque, cierto, cuesta más que protestar.

 (Tomado del libro de Agustín Filgueiras "Orar con una sonrisa diaria" Colección HABLAR CON JESÚS)

Compendio del Catecismo

Nº 368
 ¿Cuándo un acto es moralmente bueno?
El acto es moralmente bueno cuando supone, al mismo tiempo, la bondad del objeto, del fin y de las circunstancias. El objeto elegido puede por sí solo viciar una acción, aunque la intención sea buena. No es lícito hacer el mal para conseguir un bien. Un fin malo puede corromper la acción, aunque su objeto sea en sí mismo bueno; asimismo, un fin bueno no hace buena una acción que de suyo sea en sí misma mala, porque el fin no justifica los medios. Las circunstancias pueden atenuar o incrementar la responsabilidad de quien actúa, pero no puede modificar la calidad moral de los actos mismos, porque no convierten nunca en buena una acción mala en sí misma. 

Nº 369
 ¿Hay actos que son siempre ilícitos?
Hay actos cuya elección es siempre ilícita en razón de su objeto (por ejemplo, la blasfemia, el homicidio, el adulterio). Su elección supone un desorden de la voluntad, es decir, un mal moral, que no puede ser justificado en virtud de los bienes que eventualmente pudieran derivarse de ellos.

domingo, 19 de agosto de 2012

Orar con una sonrisa diaria

Una señora va con una amiga suya a almorzar en un buen restaurante. Nada más sentarse a la mesa, ya empieza a quejarse y protestar de la suciedad del lugar.

-Fijate qué manchones tiene el mantel. Da asco comer en un sitio así.
Su amiga se fija y no ve manchas por ningún sitio.

-Déjame un momento tus gafas -le dice.
Mira a través de ellas y exclama:

-Ya...El mantel está perfectamente limpio. Las manchas están en los cristales de tus gafas.




Con gafas sucias se ven mnachas en todas partes. Si uno limpias sus manchas se esfuman. Se esfuman porque no existían. Eran de las gafas.
Algo así ocurre, a la letra, con los defectos ajenos. En realidad, no son tan ajenos.

(Tomado del libro de Agustín Filgueiras "Orar con una sonrisa diaria" Colección HABLAR CON JESÚS)