domingo, 31 de julio de 2011

Domingo XVIII del Tiempo Ordinario


En aquel tiempo, al enterarse Jesús de la muerte de Juan, el Bautista, se marchó de allí en barca, a un sitio tranquilo y apartado. Al saberlo la gente, lo siguió por tierra desde los pueblos.

Al desembarcar, vio Jesús el gentío, le dio lástima y curó a los enfermos. Como se hizo tarde, se acercaron los discípulos a decirle:

-«Estamos en despoblado y es muy tarde, despide a la multitud para que vayan a las aldeas y se compren de comer.»

Jesús les replicó:

-«No hace falta que vayan, dadles vosotros de comer.»

Ellos le replicaron:

-«Si aquí no tenemos más que cinco panes y dos peces.»

Les dijo:

-«Traédmelos.»

Mandó a la gente que se recostara en la hierba y, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y se los dio a los discípulos; los discípulos se los dieron a la gente. Comieron todos hasta quedar satisfechos y recogieron doce cestos llenos de sobras. Comieron unos cinco mil hombres, sin contar mujeres y niños.


jueves, 28 de julio de 2011

SI LO DEJAS PASAR MORIRAN

MANOS UNIDAS ABRE UNA CUENTA DE EMERGENCIA
PARA AYUDAR A LA POBLACIÓN AFECTADA POR EL HAMBRE


Manos Unidas ha abierto una cuenta de emergencia para dar respuesta a las peticiones de ayuda que se están recibiendo desde el Cuerno de África y a la demanda de nuestros socios, colaboradores y amigos. Todos aquellos que deseen colaborar pueden hacerlo en la siguiente cuenta de emergencia:

BANCO POPULAR
Cta. Nº 0075 - 0001 - 85 - 0606786759
REF: EMERGENCIA CUERNO DE AFRICA

La vida de millones de personas corre peligro y Manos Unidas, como viene haciendo desde su nacimiento, no puede sustraerse al dolor y al sufrimiento de estas personas, que nos necesitan hoy más que nunca.

Fuente: http://www.pastoralsantiago.org/

lunes, 25 de julio de 2011

Festividad de Santiago Apóstol


En aquel tiempo, se acercó a Jesús la madre de los Zebedeos con sus hijos y se postró para hacerle una petición. Él le preguntó:

-¿«Qué deseas?»

Ella contestó:

-«Ordena que estos dos hijos míos se sienten en tu reino, uno a tu derecha y el otro a tu izquierda.»

Pero Jesús replicó:

-«No sabéis lo que pedís. ¿Sois capaces de beber el cáliz que yo he de beber? »

Contestaron:

-«Lo somos.»

Él les dijo:

-«Mi cáliz lo beberéis; pero el puesto a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mi concederlo, es para aquellos para quienes lo tiene reservado mi Padre.»

Los otros diez, que lo hablan oído, se indignaron contra los dos hermanos. Pero Jesús, reuniéndolos, les dijo:

-«Sabéis que los jefes de los pueblos los tiranizan y que los grandes los oprimen. No será así entre vosotros: el que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor, y el que quiera ser primero entre vosotros, que sea vuestro esclavo.

Igual que el Hijo del hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por muchos.»


domingo, 24 de julio de 2011

Orar con una sonrisa diaria

En 1881 realizó Oscar Wilde una "turnée" de conferencias por América del Norte. Cuando llegó a los Estados Unidos, los funcionarios de aduanas le hicieron la pregunta de rigor:

-¿Algo que declarar?

-Nada -contestó-, salvo mi talento.


Es razonable que una persona muy inteligente reconozca que lo es. Y no es razonable que eso le lleve a presumir y vanagloriarse. El pavo real tiene una hermosa cola. Y, al verlo desplegarla, parece que presume, "pavonea". En realidad, fue otro quien se la puso.
El que tiene un gran talento debe ser suficientemente inteligente para reconocer que le ha sido dado: "¿Qué tienes que no hayas recibido? Y si lo recibiste, ¿por qué te glorías, como si no lo recibieras? " (1ª Cors. 4, 7)
¿Hasta qué punto tengo claro que todos mis "haberes" son "deudas"?

(Tomado del libro de Agustín Filgueiras "Orar con una sonrisa diaria" Colección HABLAR CON JESÚS)

XVII domingo del tiempo ordinario


En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente:

-«El reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en el campo: el que lo encuentra lo vuelve a esconder y, lleno de alegría ' va a vender todo lo que tiene y compra el campo.

El reino de los cielos se parece también a un comerciante en perlas finas que, al encontrar una de gran valor, se va a vender todo lo que tiene y la compra.

El reino de los cielos se parece también a la red que echan en el mar y recoge toda clase de peces: cuando está llena, la arrastran a la orilla, se sientan, y reúnen los buenos en cestos y los malos los tiran.

Lo mismo sucederá al final del tiempo: saldrán los ángeles, separarán a los malos de los buenos y los echarán al horno encendido. Allí será el llanto y el rechinar de dientes.

¿Entendéis bien todo esto?»

Ellos le contestaron:

-«Sí.»

Él les dijo:

-«Ya veis, un escriba que entiende del reino de los cielos es como un padre de familia que va sacando del arca lo nuevo y lo antiguo. »


lunes, 18 de julio de 2011

Orar con una sonrisa diaria


En una pequeña estación ferroviaria, el humorista francés Tristán Bernard discutía con el encargado de los equipajes. En un momento, el empleado, en el colmo de la excitación, le dijo:

-¡Supongo, caballero, que no me tomará usted por imbécil!

-¡No, de ninguna manera!- respondió Tristán Bernard- Pero no soy infalible. Bien puedo equivocarme.




Muchas veces, al juzgar a los demás, al contrario de Bernard, parecemos creernos infalibles. Es muy sano desconfiar de nosotros mismos.
Cuando juzgamos a alguien -y no es nuestra tarea- influyen poderosamente las simpatías y las antipatías. Si se trata de una persona que nos produce una impresión agradable. simpática, tendemos a juzgarle favorablemente. Si la impresión que nos produce no es agradable, el juicio tenderá a ser negativo.
En resumen: en nuestros juicios pesan más las impresiones subjetivas que las realidades objetivas. Nos son fiables.

(Tomado del libro de Agustín Filgueiras "Orar con una sonrisa diaria" Colección HABLAR CON JESÚS)

sábado, 16 de julio de 2011

Virgen del Carmen




¡Oh Virgen Santísima Inmaculada, belleza y esplendor del Carmen!
Vos, que miráis con ojos de particular bondad al que viste vuestro bendito Escapulario,
miradme benignamente y cubridme con el manto de vuestra maternal protección.
Fortaleced mi flaqueza con vuestro poder,
iluminad las tinieblas de mi entendimiento con vuestra sabiduría,
aumentad en mí la fe, la esperanza y la caridad.
Adornad mi alma con tales gracias y virtudes que sea siempre amada de vuestro divino Hijo y de Vos. Asistidme en vida, consoladme cuando muera con vuestra amabilísima presencia,
y presentadme a la augustísima Trinidad como hijo y siervo devoto vuestro,
para alabaros eternamente y bendeciros en el Paraíso.
Amén.


domingo, 10 de julio de 2011

Oración a la Virgen (San Bernardo)


Acordaos,
¡oh piadosísima Virgen María!,
que jamás se ha oído decir
que ninguno de los que han
acudido a vuestra protección,
implorando vuestro auxilio,
haya sido desamparado.
Animado por esta confianza ,
a Vos acudo,
oh Madre, Virgen de las vírgenes ,
y gimiendo bajo el peso de mis pecados,
me atrevo a comparecer ante Vos.
Oh madre de Dios, no desechéis mis súplicas,
antes bien, escuchadlas y acogedlas
benignamente. Amén

martes, 5 de julio de 2011

Convivencia 2011

Aqui os dejamos el video con las fotos de la convivencia de este año

Orar con una sonrisa diaria


Dice el médico a uno de sus pacientes:

-Está usted peor que la última vez que le he visto. Claro, no me hace caso... Yo le había dicho que no fumase más....

-Pero, doctor, si le hice caso- replica el enfermo- No fumo más, fumo lo mismo.


El médico cuando dice "más", piensa en tiempo: nunca más. El enfermo entiende cantidad. Claro que la confusión no es del todo desinteresada.
Y, además de interesada, manifiesta un fallo que llevamos todos dentro: nuestra dificultad para entender bien, y aplicárnoslo, en todo lo que nos afecta y contradice nuestros gustos, hábitos o vicios.
Hace falta mucha rectitud de intención, mucha sinceridad, para ser buen juez en propia causa. De ahí la utilidad de consultar a otro. Y eso requiere una buena dosis de humildad.

(Tomado del libro de Agustín Filgueiras "Orar con una sonrisa diaria" Colección HABLAR CON JESÚS)

Compendio del Catecismo

Nº271

¿Qué es la Eucaristía?

La Eucaristía es el sacrificio mismo del Cuerpo y de la Sangre del Señor Jesús, que Él instituyó para perpetuar en los siglos, hasta su segunda venida, el sacrificio de la Cruz, confiando así a la Iglesia el memorial de su Muerte y Resurrección. Es signo de unidad, vínculo de caridad y banquete pascual, en el que se recibe a Cristo, el alma se llena de gracia y se nos da una prenda de la vida eterna.

Nº272

¿Cuándo instituyó Jesucristo la Eucaristía?

Jesucristo instituyó la Eucaristía el Jueves Santo, «la noche en que fue entregado» (1 Co 11, 23), mientras celebraba con sus Apóstoles la Última Cena.