domingo, 31 de octubre de 2010

Nota sobre la venida del Papa a Santiago

Es un deber de todo cristiano fomentar la comunión en la Iglesia y especialmente con el Romano Pontífice. Es la primera vez que un Papa viene como Peregrino a la tumba del Apóstol Santiago. Debemos acudir a recibirle y acompañarle.

Orar con una sonrisa diaria


Un matrimonio americano había salido de viaje. El esposo conducía enfebrecido. Había hecho ya más de cien kilometros sin dejar de mirar de reojo al salpicadero. De repente la esposa consultó la guía de carreteras y anunció:

-Nos hemos perdido.

-¿Y que importa?- replicó el marido- ¡Llevamos una media formidable!




No es cuestión de correr mucho, sino de correr bien, de seguir el buen camino. Hace falta tener muy claro a dónde queremos ir y luego poner los medios. Si falta esa visión clara corremos el riesgo de ir camino de ninguna parte. Como decía San Agustín:
"Bene curres, sed extra via"- "Corres mucho, pero fuera de camino"
Ese formidable promedio, camino de ninguna parte, es el que llevan alguno en su intento de llenar su vida de sensación de diligencia y eficacia. Deberían recordar que cuando uno no sabe adónde va, acaba en otra parte. Y cuando va perdido, cuanto más corre más se aleja de su destino.

(Tomado del libro de Agustín Filgueiras "Orar con una sonrisa diaria" Colección HABLAR CON JESÚS)

Compendio del Catecismo


Nº 182
¿Cuál es la misión del Papa?

El Papa, Obispo de Roma y sucesor de san Pedro, es el perpetuo y visible principio y fundamento de la unidad de la Iglesia.
Es el Vicario de Cristo, cabeza del colegio de los obispos y pastor de toda la Iglesia, sobre la que tiene, por institución divina, la potestad plena, suprema, inmediata y universal.

El Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido (domingo XXXI tiempo ordinario)


En aquel tiempo, entró Jesús en Jericó y atravesaba la ciudad.

Un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico, trataba de distinguir quién era Jesús, pero la gente se lo impedía, porque era bajo de estatura. Corrió más adelante y se subió a una higuera, para verlo, porque tenía que pasar por allí.

Jesús, al llegar a aquel sitio, levantó los ojos y dijo:

- «Zaqueo, baja en seguida, porque hoy tengo que alojarme en tu casa. »

Él bajó en seguida y lo recibió muy contento.

Al ver esto, todos murmuraban, diciendo:

- «Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador.»

Pero Zaqueo se puso en pie y dijo al Señor:

- «Mira, la mitad de mis bienes, Señor, se la doy a los pobres; y si de alguno me he aprovechado, le restituiré cuatro veces más.»

Jesús te contestó:

- «Hoy ha sido la salvación de esta casa; también éste es hijo de Abrahán.

Porque el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido. »

domingo, 24 de octubre de 2010

Programa de la visita

11:30.-Llegada al aeropuerto. Le recibirán los Príncipes de Asturias y autoridades. Recorrido hasta la Catedral.
16:30.-Santa Misa en la Plaza del Obradoiro. Habrá pantallas gigantes en : Herradura, San Martín Pinario, Plaza del Toral, Catedral y Colegio La Salle.

Con el Papa en Santiago el día 6 de noviembre

Oración al Apóstol Santiago

Santo Apóstol Santiago, amigo y testigo del Señor,
a quien el Maestro distinguió con su predilección,
invitándote a presenciar junto a Pedro y Juan
los grandes acontecimientos de su vida,
y encontrando en ti
disponibilidad para "beber tu cáliz",
pedimos tu patrocinio para el Papa Benedicto XVI,
sucesor de Pedro,y
"sencillo y humilde trabajador en la Viña del Señor"
que peregrina a venerar tu Tumba
en este Año Santo Compostelano.

Te encomendamos el fruto esperitual
y pastoral de su peregrinación,
rogando que su presencia entre nosotros
anime nuestra fe,
aliente nuestra esperanza
y motive nuestra caridad
para que vivamos como peregrinos de la fey
testigos de Cristo resucitado.
Amén

El publicano bajó a su casa justificado, y el fariseo no (domingo XXX tiempo ordinario)


En aquel tiempo, a algunos que, teniéndose por justos, se sentían seguros de sí mismos y despreciaban a los demás, dijo Jesús esta parábola:

- «Dos hombres subieron al templo a orar. Uno era fariseo; el otro, un publicano. El fariseo, erguido, oraba así en su interior:

"¡Oh Dios!, te doy gracias, porque no soy como los demás: ladrones, injustos, adúlteros; ni como ese publicano. Ayuno dos veces por semana y pago el diezmo de todo lo que tengo."

El publicano, en cambio, se quedó atrás y no se atrevía ni a levantar los ojos al cielo; sólo se golpeaba el pecho, diciendo:

"¡Oh Dios!, ten compasión de este pecador."

Os digo que éste bajó a su casa justificado, y aquél no. Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.»

Orar con una sonrisa diaria


El Santo Cura de Ars recomendó a una joven, que se confesó con él, que comulgase con frecuencia. Cada quince días, que, para aquella época, se estimaba bastante frecuente. La chica puso una pega:

-Padre, en mi pueblo no se acostumbra eso.

No vio dificultad el Santo:

-No importa;si no hay costumbre, la introduces.

Al poco volvió la chica:

-Padre, en mi pueblo todos me señalan con el dedo, porque comulgo cada quince días.

¿No tienes amigas? -preguntó el párroco- ¿Son buenas?Pues llévalas a que comulguen contigo y ya no serás la única.

Pronto volvió la joven con otras dos que ya se habían comprometido a imitarla. Seis meses después eran ya una docena.
Poco más tarde, se presentó el párroco de aquel pueblo a dar las gracias al de Ars por el bien que había hecho en su parroquia.



Suele decirse que una costumbre se cambia con otra costumbre contraria. Y los cristianos tenemos obligación de luchar por cambiar las costumbres que nos son buenas. Lo hemos hecho a lo largo de toda la historia. Y debemos y podemos hacerlo también hoy.
Para hacer el bien -lo que creemos bueno- lo de menos son las costumbres que haya. no es la corriente sino la cabeza, iluminada por la fe, la que debe guiar a un cristiano.
En un río, la corriente arrastra las cosas muertas que encuentra a su paso. Los seres vivos se defienden y tratan de evitar el ser arrastrados. En el río de la vida, muchos cristianos se dejan arrastrar, como las cosas muertas.


(Tomado del libro de Agustín Filgueiras "Orar con una sonrisa diaria" Colección HABLAR CON JESÚS)

domingo, 17 de octubre de 2010

Nota sobre la venida del Papa a Santiago

Es un deber de todo cristiano fomentar la comunión en la Iglesia y especialmente con el Romano Pontífice. Es la primera vez que un Papa viene como Peregrino a la tumba del Apóstol Santiago. Debemos acudir a recibirle y acompañarle.
Conviene que los que piensen acudir a Santiago el día 6 de Noviembre me lo comuniquen para ver como podemos organizarnos y prepararnos para ello.

Compendio del Catecismo


81. ¿Qué significa el nombre de Jesús?

Fue dado por el ángel en la Anunciación y significa «Dios salva».
Expresa, a la vez, su identidad y su misión, «porque Él salvará al pueblo de sus pecados»
Pedro afirma que «bajo el cielo no se nos ha dado otro nombre que pueda salvarnos»

82. ¿Por qué Jesús es llamado Cristo?

«Cristo», en griego, y «Mesías», en hebreo, significan «ungido».
Jesús es el Cristo porque ha sido consagrado por Dios, ungido por el Espíritu Santo para la misión redentora.
Él es el Mesías esperado por Israel y enviado al mundo por el Padre.
Jesús ha aceptado el título de Mesías que significa «bajado del cielo», crucificado y después resucitado: Él es el siervo sufriente «que da su vida en rescate por muchos».
Del nombre de Cristo nos viene el nombre de cristianos.



Dios hará justicia a sus elegidos que le gritan (Domingo XXIX del tiempo ordinario)


En aquel tiempo, Jesús, para explicar a sus discípulos cómo tenían que orar siempre sin desanimarse, les propuso esta parábola:

- «Había un juez en una ciudad que ni temía a Dios ni le importaban los hombres.

En la misma ciudad había una viuda que solía ir a decirle:

"Hazme justicia frente a mi adversario."

Por algún tiempo se negó, pero después se dijo:

"Aunque ni temo a Dios ni me importan los hombres, como esta viuda me está fastidiando, le haré justicia, no vaya a acabar pegándome en la cara." »

Y el Señor añadió:

- «Fijaos en lo que dice el juez injusto; pues Dios, ¿no hará justicia a sus elegidos que le gritan día y noche?; ¿o les dará largas? Os digo que les hará justicia sin tardar. Pero, cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará esta fe en la tierra?»

Orar con una sonrisa diaria


Alguien reprochaba en cierta ocasión al comediógrafo argentino Julio Escobar el que, a pesar de su talento y buen gusto, a veces estrenaba obras demasiado mediocres, sin otra pretensión que halagar el mal gusto de la mayoría.

-Oye- respondió Escobar- cuando vas a pescar, ¿qué pones en el anzuelo? ¿Lo que te gusta a ti o lo que le gusta al pez?



Es lógico y normal que nos guste más oír cosas agradrables que reproches, alabanzas más que reproches, alabanzas más que reprensiones. Pero ambas cosas son útiles y necesarias. Es bueno que nos alaben lo que hacemos bien. Y es muy provechoso que nos corrijan cuando lo hacemos mal.
Desconfía de quien te dice sólo lo que te gusta oír. Es muy probable que trate, no de ayudarte, sino de "pescarte". El que es amigo corrige sin miedo, porque lo hace con cariño.

(Tomado del libro de Agustín Filgueiras "Orar con una sonrisa diaria" Colección HABLAR CON JESÚS)


domingo, 10 de octubre de 2010

Catequesis 2010-2011

Nuevos horarios

PRIMERA COMUNION:

Días: Lunes, Martes (de 18:30 a 19:30) o Domingo (después de misa de 11:00)


CONFIRMACION:

Días: Miércoles (de 16:00 a 17:00) o Viernes (de 18:00 a 19:00)


Orar con una sonrisa diaria


Sócrates durante una comida, reprendió severamente a uno de los sirvientes por una falta que había cometido. Platón, que también estaba comiendo, le dijo:

-¿No era mejor eso para después y reprenderlo aparte?

-¿Y no sería también mejor -replicó Sócrates- que me dijeras eso después y aparte?



Jesús nos a mandado corregir al que yerra. Pero debemos corregir con humildad, a solas.
Tenemos que aprender a hacer bien el bien. El bien, si se hace mal, ya no es caridad, sino falta de caridad.
Corregir por amor -por caridad- y con amor. Sin amor, por más bueno que sea lo que hacemos, haremos daño.

(Tomado del libro de Agustín Filgueiras "Orar con una sonrisa diaria" Colección HABLAR CON JESÚS)


Visita del Papa a Santiago


¿CÓMO VIENE?
Como peregrino de la fe
Unirse a tantos peregrinos que, a lo largo de la historia, llegaron a Santiago desde todo el mundo para encontrarse con la tradición apostólica que fundamenta nuestra fe, acogiéndose a la misericordia, al Perdón y a la paz del Señor.
Visita la Catedral de Santiago, el Apóstol testigo y amigo del Señor, que vino a estas tierras a predicar el Evangelio y cuyo sepulcro se guarda en Compostela.

Como Pastor de la Iglesia a:
Reunirse con la comunidad cristiana de la Diócesis de Santiago de Compostela y con quienes quieran unirse a esta comunidad, para rezar a los pies del Apóstol,proclamar la fe del Credo de la Iglesia y celebrar juntos la Eucaristía.
Confirmar a todos, con su presencia y su palabra, para que nos mantengamos, a pesar de las dificultades, firmes en la fe, seguros en la esperanza y constantes en la caridad que nos anunció el Apóstol Santiago y que nos transmitieron nuestros mayores.
"Yo he rogado por ti (Pedro) para que tu fe no desfallezca. Y tú, una vez convertido, confirma a tus hermanos" (Lc. 22, 32)

¿No ha vuelto más que este extranjero para dar gloria a Dios? (Domingo XXVIII tiempo ordinario)


Yendo Jesús camino de Jerusalén, pasaba entre Samaria y Galilea. Cuando iba a entrar en un pueblo, vinieron a su encuentro diez leprosos, que se pararon a lo lejos y a gritos le decían:

- «Jesús, maestro, ten compasión de nosotros.»

Al verlos, les dijo:

- «ld a presentaros a los sacerdotes.»

Y, mientras iban de camino, quedaron limpios. Uno de ellos, viendo que estaba curado, se volvió alabando a Dios a grandes gritos y se echó por tierra a los pies de Jesús, dándole gracias.

Éste era un samaritano.

Jesús tomó la palabra y dijo:

- «¿No han quedado limpios los diez?; los otros nueve, ¿dónde están? ¿No ha vuelto más que este extranjero para dar gloria a Dios?»

Y le dijo:

- «Levántate, vete; tu fe te ha salvado.»

jueves, 7 de octubre de 2010

Virgen del Rosario


Hoy, 7 de octubre, celebramos el día de la Virgen del Rosario. El primer acto solemne tendrá lugar en la iglesia de Santo Domingo, al mediodía, y consistirá en una misa en honor a la Patrona, que por la tarde saldrá en procesión por las principales calles del barrio, un recorrido en el que intervendrán las corales Follas Novas, Sporting Club Casino y El Eco.
A las 21 horas tendrá lugar en el citado templo de los dominicos, el último de los actos conmemorativos del 50 aniversario de la coronación de la Virgen del Rosario con un concierto de la Orquesta Sinfónica de Galicia, que interpretará la Misa de coronación, de Mozart.

(Fuente:La Voz de Galicia)

domingo, 3 de octubre de 2010

El Papa peregrina a Santiago


El Santo Padre vendrá como peregrino en este Año Santo Compostelano el día 6 de noviembre.
Llegará a las 11:30 h. al aeropuerto de Labacolla, donde será recibido por los Principes de Asturias y autoridades. A las 13:00 h. visitará la Catedral y verá el funcionamiento del Botafumeiro. A las 16:30 h. celebrará la Santa Misa en la Plaza del Obradoiro con 90 obispos y cientos de sacerdotes. A las 7:30 h. se abrirá la Plaza a los fieles. Desde el Aeropuerto llegará en el "Papamóvil" hasta la Catedral y entrará por la Puerta de Azabachería.

Contemplará el Pórtico de la Gloria, rezará en la cripta ante la tumba del Apóstol y saldrá a saludar a los peregrinos en la plaza del Obradoiro.
La Santa Misa podrá ser seguida en pantallas gigantes en diversas plazas de la ciudad: la Alameda, la Quintana, Cervantes y el Toral, la Catedral, el Seminario y el colegio La Salle.

El Sr. Arzobispo, en Carta pastoral a todos los diocesanos, pide la oración del Rosario por el fruto espiritual de esta visita del Papa, y anima a recibirle con el calor y afecto propio de los españoles, asistiendo a su llegada en los diversos puntos del recorrido y en la misma ciudad.

Preparémonos con oración y difundamos entre los nuestros la venida del Papa que siempre es un hecho extraordinario y una gracia para los creyentes.

¡Si tuvierais fe … ! (Domingo XXVII del tiempo ordinario)


En aquel tiempo, los apóstoles le pidieron al Señor:
- «Auméntanos la fe.»
El Señor contestó:
- «Si tuvierais fe como un granito de mostaza, diríais a esa morera:
“Arráncate de raíz y plántate en el mar.”
Y os obedecerla.
Suponed que un criado vuestro trabaja como labrador o como pas-tor; cuando vuelve del campo, ¿quién de vosotros le dice:
“En seguida, ven y ponte a la mesa”?
¿No le diréis:
“Prepárame de cenar, cíñete y sírveme mientras como y bebo, y después comerás y beberás tú”?
¿Tenéis que estar agradecidos al criado porque ha hecho lo mandado?
Lo mismo vosotros: Cuando hayáis hecho todo lo mandado, decid:
“Somos unos pobres siervos, hemos hecho lo que teníamos que hacer. ” »

Orar con una sonrisa diaria


Cuando aquella tarde llegó a la estación le informaron que el tren, en el que iba a viajar, venía con casi una hora de retraso. La elegante señora, un poco fastidiada, compró una revista, un paquete de galletas y una botella de agua, para pasar el tiempo. Buscó un banco en el andén central y se sentó dispuesta a la espera. Mientras hojeaba su revista, un joven se sentó a su lado y empezó a leer un diario. En un momento aquel muchacho sin decir palabra, agarró el paquete de galletas, lo abrió y empezó a comerlas, una a una. La señora, enfadada, no quería ser grosera, pero tampoco estaba dispuesta a pasar por aquel descaro sin hacer ni decir nada. Cogió del paquete otra galleta y, mirando ostensiblemente al joven, se puso también a comerla. Como respuesta el joven, se puso también a comerla. Como respuesta el joven, sonriente, cogió otra más y siguió comiendo. Y continuó la escena: galleta uno y galleta otro, entre miradas y sonrisas.

-¿Cómo puede ser tan descarado?- pensaba ella, mirando alternativamente al joven y al paquete, en el que ya solo quedaba una galleta.

Con calma el joven alargó la mano, tomó la última galleta y con mucha suavidad la partió exactamente a la mitad. Con delicadeza ofreció la media galleta a su compañera de banco.


-Gracias- dijo la mujer mientras cogía con rudeza aquella mitad.

-De nada- contestó el joven, mientras comía su otra mitad.

En este momento llegó el tren. La señora se levantó furiosa y subió a su vagón. Al arrancar, desde la ventanilla de su asiento vio al joven en el mismo sitio y pensó:

-¡Qué insolente, qué mal educado, a donde vamos a parar, qué futuro nos espera...!

Sin dejar de mirar con resentimiento al joven, sintió la boca reseca por el disgusto y las galletas. Abrió el bolso para sacar la botella de agua y, sorprendida, se encontró dentro de su bolso su paquete de galletas intacto.

No había comido el chaval sus galletas. Ella había comido de las galletas del chaval.



Los prejuicios nublan la inteligencia y no nos dejan ver la verdad.
Para conocer la verdad hace falta amarla más que uno mismo.

(Tomado del libro de Agustín Filgueiras "Orar con una sonrisa diaria" Colección HABLAR CON JESÚS)