domingo, 31 de enero de 2010

Orar con una sonrisa diaria


El obispo Phillips Brooks (estadounidense 1835- 1893, célebre por su ingenio y su agudo sentido del humor) no quería recibir a nadie en su lecho de muerte. Pero cuando le anunciaron la visita de Robert Ingersoll, el ateo, dijo:

-Que pase enseguida.

Robert Ingersoll se quedó muy impresionado al ver que le concedía este privilegio.

-No me agradezca nada -le dijo el obispo-.Espero ver a mis amigos en el cielo. Pero a usted es la última oportunidad que tengo de verlo.



A la realidad de la eternidad no le afecta el que uno sea creyente o sea ateo. Lo que nosotros pensemos no cambia la realidad de las cosas: las cosas son como son, no como nosotros quisiéramos que fuesen.
Pero la visión, el panorama, que el creyente y el ateo esperan es enormemente distinto. El creyente piensa que con la muerte empieza su verdadera vida. El ateo cree que con la muerte todo acaba. Para aquél la muerte es el principio. Para el otro es el final, la destrucción.
A la hora de la muerte y a la hora de la vida -si uno valora y aprecia su vida- la fe en la inmortalidad es un tesoro.

(Tomado del libro de Agustín Filgueiras "Orar con una sonrisa diaria" Colección HABLAR CON JESÚS)

Compendio del Catecismo


Nº 546
¿Cómo oraba la Virgen María?

La oración de María se caracteriza por su fe y por la ofrenda generosa de todo su ser a Dios. La Madre de Jesús es también la Nueva Eva, la «Madre de los vivientes» (cf Gn 3, 20): Ella ruega a Jesús, su Hijo, por las necesidades de los hombres.

Nº 547
¿Existe en el Evangelio una oración de María?


Además de la intercesión de María en Caná de Galilea, el Evangelio nos entrega el Magnificat (Lc 1, 46-55), que es el cántico de la Madre de Dios y el de la Iglesia, la acción de gracias gozosa, que sube desde el corazón de los pobres porque su esperanza se realiza en el cumplimiento de las promesas divinas.

Jesús, como Elías y Elíseo, no es enviado sólo a los judíos


En aquel tiempo, comenzó Jesús a decir en la sinagoga: - «Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír.» Y todos le expresaban su aprobación y se admiraban de las palabras de gracia que salían de sus labios. Y decían: - «¿No es éste el hijo de José?» Y Jesús les dijo: - «Sin duda me recitaréis aquel refrán: "Médico, cúrate a ti mismo"; haz también aquí en tu tierra lo que hemos oído que has hecho en Cafarnaún.» Y añadió: - «Os aseguro que ningún profeta es bien mirado en su tierra. Os garantizo que en Israel habla muchas viudas en tiempos de Elías, cuando estuvo cerrado el cielo tres años y seis meses, y hubo una gran hambre en todo el país; sin embargo, a ninguna de ellas fue enviado Elías, más que a una viuda de Sarepta, en el territorio de Sidón. Y muchos leprosos había en Israel en tiempos del profeta Eliseo; sin embargo, ninguno de ellos fue curado, más que Naamán, el sirio.» Al oír esto, todos en la sinagoga se pusieron furiosos y, levantándose, lo empujaron fuera del pueblo hasta un barranco del monte en donde se alzaba su pueblo, con intención de despeñarlo. Pero Jesús se abrió paso entre ellos y se alejaba.

domingo, 24 de enero de 2010

Jornada de la infancia misionera


La Infancia Misionera quiere ser expresión viva y aldabonazo fuerte a las conciencias de todos los seres humanos. Millones de niños pertenecen a esta institución católica, que tiene el objetivo de ayudarse entre los niños para ir construyendo una sociedad más llena de paz. Ellos son muy sensibles a esta labor y se lo piden, con la candidez de los pequeños, a Jesucristo, que se convierte en su aliado fundamental en este peregrinaje hacia una humanidad nueva. Son más de diez mil los niños españoles que colaboran generosamente en más de doscientos proyectos de ayuda a niños pobres necesitados de alimentos, de apoyo a hospitales de infancia y orfanatos, de ayuda a escuelas y capillas. De modo especial se ayuda a los niños de Asia y de África. Ellos son sensibles a las desgracias de sus amigos.
Cada año, en Obras Misionales Pontificias queremos fijarnos en un continente: el año pasado fue Asia y este año será África... (seguir leyendo)

Mensaje de nuestro Arzobispo a los niños:
Queridos niños/as:
El 24 de enero la Iglesia dedica de manera especial su atención a la Infancia Misionera con el lema: “Con los niños de África encontramos a Jesús”. La Infancia Misionera es una Institución de la Iglesia Universal para promover la ayuda recíproca entre los niños del mundo. Desde su origen se puso bajo la protección del Niño Jesús, con la finalidad de que todos los niños puedan ayudarse mutuamente. También este Año Santo Compostelano me alegra escribiros con este motivo. El año pasado queríamos buscar a Jesús en medio de los niños de Asia. Este año queremos encontrarnos con Jesús en los niños de África. El propósito de ayudar a otros niños con la oración y la colaboración económica para que puedan conocer la Buena Noticia del Evangelio es muy valorado por la Iglesia. “Aprecio mucho, os decía el Papa Benedicto XVI, vuestro compromiso en la Infancia Misionera. Sois pequeños colaboradores en el servicio que el Papa presta a la Iglesia y al mundo: vosotros me sostenéis con vuestra oración y también con vuestro compromiso por difundir el Evangelio”. (sigue leyendo)

Hoy se cumple esta Escritura


Excelentísimo Teófilo: Muchos han emprendido la tarea de componer un relato de los hechos que se han verificado entre nosotros, siguiendo las tradiciones transmitidas por los que primero fueron testigos oculares y luego predicadores de la palabra. Yo también, después de comprobarlo todo exactamente desde el principio, he resuelto escribírtelos por su orden, para que conozcas la solidez de las enseñanzas que has recibido. En aquel tiempo, Jesús volvió a Galilea con la fuerza de] Espiritu; y su fama se extendió por toda la comarca. Enseñaba en las sinagogas, y todos lo alababan. Fue a Nazaret, donde se había criado, entró en la sinagoga, como era su costumbre los sábados, y se puso en pie para hacer la lectura. Le entregaron el libro del profeta Isaías y, desenrollándolo, encontró el pasaje donde estaba escrito: «El Espíritu del Señor está sobre mi, porque él me ha ungido. Me ha enviado para anunciar el Evangelio a los pobres, para anunciar a los cautivos la libertad, y a los ciegos, la vista. Para dar libertad a los oprimidos; para anunciar el año de gracia del Señor.» Y, enrollando el libro, lo devolvió al que le ayudaba y se sentó. Toda la sinagoga tenía los ojos fijos en él. Y él se puso a decirles: - «Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír.»

lunes, 18 de enero de 2010

Solidaridad del Papa con las víctimas del terremoto de Haití

Ayuda a Haití


La red Cáritas en Haití ha puesto en marcha una respuesta de emergencia tras el terremoto ocurrido en Haití el 12 de enero. El seísmo de 7´3 grados en la escalas Richter sacudió la capital haitiana con 3 réplicas destruyendo cientos de edificios. La respuesta de la red Cáritas está siendo para dar apoyo a las víctimas de la catástrofe. Entre las acciones de emergencia se incluyen albergues temporales, distribución de alimentos y kits de higiene y apoyo espiritual. En una segunda fase se contempla la reconstrucción de infraestructuras.

Cáritas Diocesana Santiago de Compostela:
Campaña “CÁRITAS CON HAITÍ”
BSCH 0049-2584-92-1010017670
BBVA 0182-5947-14-0016570006
CAIXA GALICIA 2091-0319-20-3040008096
BANCO GALLEGO 0046-0001-29-0000701310
BANCO PASTOR 0072-0134-44-0000100310




18-25 DE ENERO DE 2010 Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos


Dar testimonio de Cristo, lema para el Octavario El lema que este año orienta el Octavario de oración por la unidad de las Iglesias son las palabras del Resucitado a los discípulos: “Vosotros sois testigos de todas estas cosas” (Lc 24,48)....

El recuerdo de la Conferencia de Edimburgo de 1910, estímulo para la misión de los cristianos en la unidad de la fe

El Octavario de Oración por la unidad de los cristianos tiene este año de 2010 un motivo particular para orar por la fidelidad permanente de la Iglesia a su misión evangelizadora...

Pinchando sobre la imagen accederéis al Mensaje de los Obispos de la Comisión Episcopal para las Relaciones Interconfesionales con motivo de la Semana de oración por la Unidad de los Cristianos.

Orar con una sonrisa


Un padre muestra, orgulloso, su hijo recién nacido al hermano que ya tiene cinco años.

-Mira, Juanín, este es tu hermanito que acaba de nacer.

Juanín, decepcionado, exclama:

-Pero papá... Sin pelo, sin dientes, todo arrugado...Te engañaron...Te dieron un bebé de segunda mano.



Las apariencias engañan. No sabía Juanín la potencialidad que encerraba aquel bebé "arrugado".
¡Cuántas veces juzgamos la vida y las cosas sólo por apariencias! ¡Y como cambia todo cuando se ven a la luz de la fe!

"La gente tiene una visión plana, pegada a la tierra, de dos dimensiones. Cuando vivas vida sobrenatural obtendrás de Dios la tercera dimensión: la altura, y con ella, el relieve, el peso y el volumen" (Camino 279)

La fe no viene a achicar las aspiraciones nobles que hay en el corazón humano. Viene a elevarse y engrandecerlas.

La vida - a la luz de la fe- resulta apasionante. Se convierte en una novela de aventuras.

Las cosas más corrientes y ordinarias adquieren relieve de eternidad, grandeza de infinitud.

¡Qué pena quedarse en una vida chata y raquítica!

(Tomado del libro de Agustín Filgueiras "Orar con una sonrisa diaria" Colección HABLAR CON JESÚS)

domingo, 17 de enero de 2010

Compendio del Catecismo


SOBRE LA ORACION CRISTIANA

Nº 542
¿Cuándo oraba Jesús?

El Evangelio muestra frecuentemente a Jesús en oración. Lo vemos retirarse en soledad, con preferencia durante la noche; ora antes de los momentos decisivos de su misión o de la misión de sus apóstoles. De hecho toda la vida de Jesús es oración, pues está en constante comunión de amor con el Padre.

Nº544
¿Cómo nos enseña Jesús a orar?


Jesús nos enseña a orar no sólo con la oración del Padre nuestro, sino también cuando Él mismo ora. Así, además del contenido, nos enseña las disposiciones requeridas por una verdadera oración: la pureza del corazón, que busca el Reino y perdona a los enemigos; la confianza audaz y filial, que va más allá de lo que sentimos y comprendemos; la vigilancia, que protege al discípulo de la tentación.

En Caná de Galilea Jesús comenzó sus signos

En aquel tiempo, había una boda en Caná de Galilea, y la madre de Jesús estaba allí. Jesús y sus discípulos estaban también invitados a la boda. Faltó el vino, y la madre de Jesús le dijo: - «No les queda vino.» Jesús le contestó: - «Mujer, déjame, todavía no ha llegado mi hora.» Su madre dijo a los sirvientes: - «Haced lo que él diga.» Había allí colocadas seis tinajas de piedra, para las purificaciones de los judíos, de unos cien litros cada una. Jesús les dijo: - «Llenad las tinajas de agua.» Y las llenaron hasta arriba. Entonces les mandó: - «Sacad ahora y llevádselo al mayordomo.» Ellos se lo llevaron. El mayordomo probó el agua convertida en vino sin saber de dónde venía (los sirvientes sí lo sabían, pues habían sacado el agua), y entonces llamó al novio y le dijo: - «Todo el mundo pone primero el vino bueno y cuando ya están bebidos, el peor; tú, en cambio, has guardado el vino bueno hasta ahora. » Así, en Caná de Galilea Jesús comenzó sus signos, manifestó su glo-ria, y creció la fe de sus discípulos en él.

Jornada mundial del emigrante y del refugiado 2010


Mensaje del Santo Padre Benedicto XVI

Mensaje de los Obispos de la Comisión Episcopal de Migraciones

martes, 12 de enero de 2010

Volvemos de las vacaciones


Después de estas semanas de vacaciones de Navidad, retomamos la catequesis en la parroquia.
Recordad que volvemos con nuestro horario habitual hoy martes 12, mañana miércoles 13 y el domingo 17 para los peques; y el viernes 15 para los de Confirmación. Os esperamos a todos.

lunes, 11 de enero de 2010

Orar con una sonrisa


Durante unos días de vacaciones, un joven de la ciudad se fue, con unos amigos de sus padres, a pasar un fin de semana en una casa que éstos tenían en la aldea. Una noche clara, en la que seveían nítidamente las estrellas y las constelaciones, el joven, con los ojos fijos en el firmamento, exclamó admirado: -Dios santo, es idéntico al "planetario"



Lo que conocemos, más que la realidad, es su imagen. La realidad abarca infinitamente más que el campo de nuestro conocimiento.
Pero el peor problema surge cuando creemos que lo único real es lo que conocemos.
Vivimos inmersos en un mundo que nos rebasa, apasionante: lo natural y lo sobrenatural.
Nos ocurre como con el iceberg: las nueve décimas partes nos quedan ocultas.

(Tomado del libro de Agustín Filgueiras "Orar con una sonrisa diaria" Colección HABLAR CON JESÚS)

Compendio del Catecismo


Nº540
¿Cuál es la importancia de los Salmos en la oración?

Los Salmos son el vértice de la oración en el Antiguo Testamento: la Palabra de Dios se convierte en oración del hombre. Indisociablemente individual y comunitaria, esta oración, inspirada por el Espíritu Santo, canta las maravillas de Dios en la creación y en la historia de la salvación. Cristo ha orado con los Salmos y los ha llevado a su cumplimiento. Por esto, siguen siendo un elemento esencial y permanente de la oración de la Iglesia, que se adaptan a los hombres de toda condición y tiempo.

domingo, 10 de enero de 2010

Jesús se bautizó. Mientras oraba, se abrió el cielo


En aquel tiempo, el pueblo estaba en expectación, y todos se preguntaban si no sería Juan el Mesías; él tomó la palabra y dijo a todos: - “Yo os bautizo con agua; pero viene el que puede más que yo, y no merezco desatarle la correa de sus sandalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y fuego”. En un bautismo general, Jesús también se bautizó. Y, mientras oraba, se abrió el cielo, bajó el Espíritu Santo sobre él en forma e paloma, y vino un voz del cielo: - “Tú eres mi Hijo, el amado, el predilecto.”

domingo, 3 de enero de 2010

Orar con una sonrisa diaria


Un día muy de madrugada, al alba, paseaba Napoleón Bonaparte por una avenida y, discutiendo vivamente con el senador Volney, decía: -Si, señor, dígase lo que se diga, el pueblo necesita una religión y sobre todo una creencia. Y cuando digo el pueblo no digo aún bastante, porque quiero decir también yo mismo. Y Bonaparte, en ese instante, en una especie de inspiración entusiasta, extendió sus brazos hacia el sol, que precisamente en aquel momento apareció, radiante, en el horizonte. -Yo mismo -prosiguió con calor-, a la vista de este espectáculo, me sorprendo y me siento emocionado, arrastrado, convencido.


"El cielo proclama la gloria de Dios y el firmamento pregona la obra de sus manos" (Ps.18). Muchos, de los que no creen en Dios, creerían si mirasen seriamente al firmamento.
Pero hoy se mira más al suelo que al cielo. Y en la ciudad peor aún: las luces del suelo no dejan ver el cielo.
Quizás por ese motivo es más frecuente encontrar gente que se manifiesta atea en la ciudad que en el campo. La naturaleza lleva a su autor: Dios. Y la ciudad al suyo: el hombre.
Es bueno y sano pararse a contemplar de noche el cielo estrellado.

(Tomado del libro de Agustín Filgueiras "Orar con una sonrisa diaria" Colección HABLAR CON JESÚS)

La Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros


En el principio ya existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios. La Palabra en el principio estaba junto a Dios. Por medio de la Palabra se hizo todo, y sin ella no se hizo nada de lo que se ha hecho. En la Palabra había vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no la recibió. Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venia como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe. No era él la luz, sino testigo de la luz. La Palabra era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre. Al mundo vino, y en el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de ella, y el mundo no la conoció. Vino a su casa, y los suyos no la recibieron. Pero a cuantos la recibieron, les da poder para ser hijos de Dios, si creen en su nombre. Éstos no han nacido de sangre, ni de amor carnal, ni de amor humano, sino de Dios. Y la Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad. Juan da testimonio de él y grita diciendo: «Éste es de quien dije: "El que viene detrás de mi pasa delante de mi, porque existía antes que yo."» Pues de su plenitud todos hemos recibido, gracia tras gracia. Porque la ley se dio por medio de Moisés, la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo. A Dios nadie lo ha visto jamás: Dios Hijo único, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado ha conocer.

Compendio del Catecismo


Nº534

Cuarta parte del Catecismo: LA ORACIÓN ¿Qué es la oración?

La oración es la elevación del alma a Dios o la petición al Señor de bienes conformes a su voluntad. La oración es siempre un don de Dios que sale al encuentro del hombre. La oración cristiana es relación personal y viva de los hijos de Dios con su Padre infinitamente bueno, con su Hijo Jesucristo y con el Espíritu Santo, que habita en sus corazones.

viernes, 1 de enero de 2010

Santa María Madre de Dios

Encontraron a María y a José, y al niño. A los ocho días, le pusieron por nombre Jesús


En aquel tiempo, los pastores fueron corriendo a Belén y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre. Al verlo, contaron lo que les habían dicho de aquel niño. Todos los que lo oían se admiraban de lo que les decían los pastores. Y María conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón. Los pastores se volvieron dando gloria y alabanza a Dios por lo que habían visto y oído; todo corno les habían dicho. Al cumplirse los ocho días, tocaba circuncidar al niño, y le pusieron por nombre Jesús, como lo había llamado el ángel antes de su concepción.

Jornada Mundial de la Paz: Si quieres promover la paz, protege la creación


Con ocasión del comienzo del Año Nuevo, quisiera dirigir mis más fervientes deseos de paz a todas las comunidades cristianas, a los responsables de las Naciones, a los hombres y mujeres de buena voluntad de todo el mundo. El tema que he elegido para esta XLIII Jornada Mundial de la Paz es: Si quieres promover la paz, protege la creación. El respeto a lo que ha sido creado tiene gran importancia, puesto que «la creación es el comienzo y el fundamento de todas las obras de Dios», y su salvaguardia se ha hecho hoy esencial para la convivencia pacífica de la humanidad....

Sigue leyendo